REPORTAJE Una tierra de leyendas y tradiciones


Jesús María de los Dolores

 

JESUS

+ Un Municipio de extraordinaria belleza y con una historia que es orgullo de Aguascalientes

+ Es tierra de gente luchona que enfrenta con entusiasmo la crisis presumiendo en su capital un desarrollo verdaderamente admirable

Aguascalientes es tierra de tradiciones.

Tierra de leyendas y también de ricos tesoros.

Son tantos, que muchas veces por el hecho de tenerlos ante nuestros ojos y verlos constantemente no son dimensionados en toda su magnitud. Aguascalientes, ya lo hemos dicho en muchas ediciones de FUERZA AGUASCALIENTES, es historia, es belleza, es encanto. Es algo único y después de conocer sus tesoros y sus bendiciones, no queda sino darle gracias al Todopoderoso por haber nacido aquí, por disfrutar todo lo que nos han legado nuestros antecesores y por ser dueños de tesoros naturales de tanta belleza. Por ello que uno se enorgullece de que nuestros visitantes se queden prendados de Aguascalientes y de su gente y por eso hoy vamos a referirnos a una de sus agrestes bellezas, el vecino Municipio de Jesús María, tierra de encanto, de los "Chicahuales", "Matlachines", de los "Brujos", pero también de la industria y de su gente luchona.

Apenas antier estuvimos en la cabecera Municipal y la verdad que cada vez que la visitamos nos sorprende tanto por su gran transformación urbanística como por su gente luchona, esa que no se deja vencer por ninguna crisis y que siempre encara el presente y el futuro con una gran sonrisa de la mano hoy de sus nuevas autoridades encabezadas por el alcalde Noel Mata de quien se espera mucho y prueba de ello es que al acto que asistimos la gente se le entregó por completo evidenciando que esperan mucho de su administración.

Y claro que esa es la postura que debemos imitar ante esta crisis que ha desatado el Gobierno Federal con la decisión de incrementar brutalmente el precio de las gasolinas, así como del gas y la energía eléctrica, algo que golpea terriblemente a las familias, sin embargo en Jesús María la gente y sus autoridades no solo están lamentándose, están decididos a salir adelante redoblando esfuerzos y ese es justamente el llamado que ha estado haciendo el nuevo presidente municipal Noe Mata quien en todo momento ha dejado ver que estará al lado de cada familia de este Municipio que prácticamente ya es una zona conurbada de Aguascalientes. Hay que visitar Jesús María para dimensionar su increíble transformación urbanística, su desarrollo, sus increíbles bellezas naturales que invitan al turismo y como ya lo dijimos, a su gente inmensamente luchona y emprendedora.


JESUS MARIA

Ivonne Laredo Guzmán, titular del departamento de Comunicación Social de Jesús María nos atendió de manera extraordinaria y nos habló de los grandes proyectos que tiene el alcalde Noe Mata, quien apenas hace unos días asumió el cargo, indicándonos que sin duda alguna lo mejor para las familias de Jesús María está por llegar pues incluso la señora Arely Romo de Mata, esposa del jefe de la Comuna ya comenzó a desplegar una intensa actividad en favor de las clases más desprotegidas y esto, dijo, es apenas el principio.

Como hacíamos el ¨tour periodístico¨ que siguió al gobernador Martín Orozco Sandoval y al subsecretario de la SEP, Otto Granados Roldán nos despedimos y pactamos que la semana próxima si Dios nos lo permite estaremos en Jesús María para dialogar ampliamente con el alcalde Noe Mata y conocer los proyectos ambiciosos que tiene para mantener en constante ascenso la superación de su municipio.

Y para conocer más de este precioso lugar, FUERZA AGUASCALIENTES recurrió al maestro e investigado don Angel Hernández Arias, quien nos dice que Jesús María de los Dolores fue su nombre original y que fue fundada en el Siglo XVIII y nació como una villa.

Jesús María de los Dolores fue inicialmente un pueblo de indios y se le conoció como Puesto de Janacatique, que en náhuatl quiere decir "lugar donde crecen las cebollas", región chichimeca del señorío Cascán. En 1531 Pedro Almendez Chirino fue, agrega, posiblemente el primer español que llegó a dicha zona.

Es en 1699 cuando el pueblo de indios de Jesús María fue la tercera comunidad de este tipo que se estableció en la jurisdicción de la Villa de Aguascalientes y fue en 1701 cuando el Dr. Alonso de Ceballos, funcionario de la Real Audiencia de la Nueva Galicia, concedió la licencia de fundación al Lic. Diego de Parga y Galloso, que a su vez era abogado de dicha Real Audiencia y quien procedió a confirmar el derecho de los indios a fundar el nuevo pueblo.

Al siguiente año, en 1702, se establece una estancia denominada "Xonacatique", por el indio cacique Matías Saucedo y Moctezuma, quien solicitó el lugar para establecer la comunidad indiana consolidando así ese derecho y es en 1735 cuando se reinicia a partir de los cimientos la creación del templo advocado a Jesús de Nazaret, cuando había iniciado incipientemente cuando se fundó el pueblo.

Dicha construcción se hizo con obra indiana en el mes de febrero gracias a un cura bondadoso que fue don Manuel Colón de Larreategui, a quien se le debe dicha iglesia.


JESUS MARIA

Fue un cura prevendado de la entonces Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y aquí, advierte don Angel Hernández, hay que destacar que el costo del templo de Jesús de Nazareth fue de 2,327 pesos, un real y un tamín. En dicho templo se encuentran los retablos de San José y el del Altar Mayor, que fueron confeccionados en la ciudad de México por el ilustre artista Felipe de Ureña, mismos que fueron restaurados en la época del gobernador Miguel Angel Barberena Vega. Son una auténtica joya histórica que se confeccionaron en 1736 a mano con madera fina cuya similitud se compara con los de la capilla de La Cantera y la de San Blas, en Pabellón. El templo, agrega don Angel, fue terminado en 1750, en tanto que en 1753 el primer retablo de San José que presenta a la Señora de la Asunción, a San Francisco y a los Doce Apóstoles, es ubicado en el crucero siniestro de la parroquia, mismo que fue trasladado a lomo de mula de México a Jesús María en 101 cajas con un costo de 2,661 pesos y 7 reales. El traslado costó, dice, más que el mismo templo y hay que imaginar que fueron 101 mulas, más los arrieros y los vigilantes, pues hay que recordar que los caminos reales estaban infestados de bandoleros y de feroces indígenas que atacaban todo movimiento que se daba por el camino real. Luego indica que el retablo de San José se debe a Juan García Castallena y costó 1,753 pesos y tres reales. Posteriormente ese retablo fue ampliado por Mateo de Arteaga y se le agregaron estatuas y algunos lienzos que muestran la vida del Santo Patriarca y cuya manufactura es de Miguel Cabrera.

Es en 1765 cuando el poblado se elevó a la categoría de Villa con el nombre de Jesús María de los Dolores y en 1774 su templo es reconocido oficialmente aunque en 1754 recibió el rango de Parroquia y en 1787 un maestro de apellido Vallín construye las naves laterales. En 1925 se construye un altar que prácticamente oculta el retablo principal. Un dato curioso lo da una crónica de 1930, que dice que una centella no muy ortodoxa cayó en el campanil del lado izquierdo y lo tumba, dañando el reloj y va a bautizarse a la pila bautismal.

CHICAHUALIXTLI

Cuando hablamos de los "Chicahuales", de inmediato los relacionamos con Jesús María y los historiadores nos remiten a una semblanza que nos dicen que fueron un grupo de varones devotos que actúan de acuerdo a una tradición traída de España que data del Siglo V después de Cristo, tras la conquista de la Nueva España y cuyo significado en náhuatl podría ser "hombre que se hace viejo" -Chicaual- o "cercano a Dios", Chicahualixtli, tradición que se inicia con la devoción al Santo Santiago Apóstol, hermano de Juan, quien tras la muerte de Cristo llevó su mensaje a algunas regiones de Europa, principalmente a España.

Lugar que durante 800 años estuvo bajo el dominio árabe y en donde al descubrirse su tumba revivió la devoción por el mismo, pueblo que a partir de entonces combatió a sus invasores árabes bajo el amparo de Santiago, quien finalmente los liberó del yugo.

Entonces, nos comenta don Angel Hernández, la fiesta de los "Chicahuales" es la lucha de moros contra cristianos con Santiago Apóstol al frente de estos últimos. De la representación que anualmente se da a esas batallas en Jesús María se ignora la fecha en que se iniciaron, pero presumiblemente fue a inicios del Siglo XIX.


JESUS

Otra de las tradiciones de Jesús María son indiscutiblemente los "Matlachines", un pasaje dancístico de los naturales de dicho lugar, ritual ofertado al Dios Tláloc. Inicialmente eran un grupo de danza que bailaban incansablemente invocando la lluvia.

Hasta 1903 el Municipio de Jesús María de los Dolores se conoció como tal, ya que gobernando Carlos Sagredo queda definitivamente como Jesús María, Aguascalientes, incorporado ya como Municipio.

BRUJOS O CURANDEROS

Otra romántica tradición, como todos lo sabemos, es que a la gente de Jesús María se le conoce como los "brujos" o "curanderos" y esto, agrega, se inicia a partir de una leyenda de fines del Siglo XVIII, en donde se dice que un general al mando de un pelotón de soldados llamados "colorados" va a abatir a los indios acusados de brujos en Aguascalientes y para llegar al lugar encontraron muchos obstáculos, entre otros el crecido Río San Pedro, por el rumbo de Maravillas encontrando destruido el único puente que le atravesaba.

En su trayecto observaron que los seguía un hombre que llevaba puesta una túnica y que los observaba, al cual no le dieron importancia porque estaba al otro lado de la ribera. Luego de muchas dificultades y días de intentos llegaron al pueblo y encontraron que el hombre de la túnica era Jesús de Nazareth, quien ahí estaba en forma de escultura, lo que complementa la leyenda por la cual la parroquia es advocada a él.

El general y sus soldados atribuyeron entonces que debido a esa situación mágica no podían atravesar el río, por lo que estando en el pueblo buscando a los presuntos brujos, no encontraron a nadie, salvo a la estatua a la que atribuyeron poderes mágicos o de brujería.

Entonces quisieron llevársela prometiéndoles a los indios cambiárselo por una nueva imagen y una campana traídas desde España, a lo cual los habitantes de Jesús María se opusieron y sumamente furiosos, armados con palos y cuchillos impidieron que se llevaran la escultura, lo que nos dice que el pueblo hizo que los militares se retiraran. De ahí, dice Angel Hernández Arias, nace la leyenda de "brujos" o "curanderos", según el cronista que existió en ese lugar, Sergio Méndez.

Hoy, agrega, Jesús María es un Municipio ya conurbado a nuestra ciudad, irreconocible porque ya los asentamientos humanos conforman un gran núcleo poblacional con un desarrollo industrial y educativo admirable, actualmente con una institución tecnológica y muy pronto con una universidad. Esto nos indica que al igual que Aguascalientes, Jesús María de los Dolores ha cambiado radicalmente. En el pasado lo distinguieron muchas fuentes térmicas y todavía hoy tiene al balneario de Valladolid. El Río San Pedro tenía lugares de ensueño, uno de ellos todavía perdura y es Los Cuartos.

No podríamos olvidar, dice Angel Hernández Arias ya casi para concluir, que Jesús María en el desarrollo industrial y agropecuario tuvo un extraordinario significado desde el Siglo XIX, por lo que ha sido también un pilar para lograr la grandeza que hoy distingue a Aguascalientes y que el alcalde Noe Mata busca consolidar.

#local

7 visualizaciones0 comentarios