Acabó el Maratón Lupe-Reyes


 

CRUDOS

+ Debido a los excesos que resultaron incontenibles se espera que muchos terminen en los hospitales

Año nuevo, vida nueva, dice por allí el popular refrán, y la verdad que es cierto pues estamos iniciando con la calamidad de los gasolinazos y los incrementos a los precios, pero también ayer se llegó a la culminación del maratón llamado “Guadalupe-Reyes”, donde los excesos fueron realmente incontenibles para muchos por lo que las salas de los hospitales están a la espera de un alza en el ingreso de pacientes con enfermedades hepáticas, en este mes. Y es que miles de mexicanos de la Guadalupana al Día de Reyes, los mexicanos realizan año tras año su casi mítico Maratón Guadalupe-Reyes, la excusa más antideportiva y empleada para justificar las trasnochadas y los brindis de las fiestas decembrinas y de Año Nuevo por lo que en el imaginario popular, la denominación Guadalupe-Reyes es el periodo de tiempo que va del 12 de diciembre al 6 de enero, un ciclo de 26 días de festividades navideñas con un recorrido tan largo como una auténtica carrera de maratón.

El nombre fue tomado -dicen las crónicas- del operativo de fin de año establecido por la policía de la Ciudad de México desde la llegada de los peregrinos a la Basílica de Guadalupe hasta las frenéticas compras que tienen su fin en la noche de Reyes. Sin nada que ver con el desgaste físico de correr 42,195 kilómetros, el más popular de los maratones mexicanos es realmente un periodo de bromas y de relajación sobre el abuso de la comida y de la bebida que se suele saldar con unos kilos de más entre quienes lo siguen. Los competidores, más en broma que en serio, suelen ser siempre aquellos amigos que por estos días llegaron a pasarse de copas, o quienes alargaron la fiesta hasta el amanecer y aquellos que pasaron días sin ser vistos.

Al respecto, el médico urgenciólogo del Seguro Social y editorialista de FUERZA AGUASCALIENTES, señaló que en base a la experiencia durante este mes se eleva en gran porcentaje el número de consultas e ingresos de pacientes con alguna enfermedad en el hígado.

Señaló que pese a las recomendaciones de los especialistas, la mayoría de las personas hacen caso omiso de éstas y durante la temporada decembrina hacen una ¨pausa¨ en su tratamiento para darle rienda suelta a las fiestas, de tal forma que para muchos las celebraciones de Navidad y Año Nuevo podrían terminar en un hospital.

Sin precisar en cifras, Morales Saldaña comentó que esperan un aumento en el número de ingresos durante el presente mes de enero. El especialista recomendó a aquellas personas que presentan alguna de estas enfermedades acudir al médico para una revisión general y conocer si hay alguna alteración en su metabolismo. De igual forma, los exhortó a evitar el consumo de alimentos y bebidas que pudieran acelerar el padecimiento a fin de evitar complicaciones y consecuencias graves en el futuro.

#local

1 visualización0 comentarios