REPORTAJE Otro verdadero milagro de Navidad


Los increíbles trasplantes renales

 

dr acevedo

+ El joven doctor Rafael Reyes Acevedo y su equipo de colabores han devuelto a la vida a cientos de paciencias aunque todavía 1,500 están en lista de espera por falta de la donación de órganos cadavéricos

+ Su esposa Marta, sus hijos Rafael, Beatriz, Ana María y Lucían son su fuerza y motor para enfrentar un problema muy serio y sumamente caro que en el Hospital Hidalgo es un símbolo de vida, fe, esperanza….. y mucho amor

No hay mejor termómetro social que un Hospital, porque aquí vemos no solamente el sufrimiento físico, sino también la necesidad económica, y pues a veces hay que agregarle a todo ello la ignorancia, la falta de educación y, esto nos coloca frente a una situación extrema, donde no queda otra más que compadecer, es decir, acompañar a las personas, y sentir con ellas esta gran necesidad y como profesionales de la salud brindarnos con todas nuestras fuerzas para ayudar a los enfermos, dice el joven doctor Rafael Reyes Acevedo.

Es toda una gran figura en el Hospital Hidalgo, es otro ser al que podríamos calificar como un verdadero ANGEL al que no le gustan los reflectores y que está entregado ejemplarmente a sus dos grandes pasiones, su familia y sus enfermos. Y al encontrarlo ayer una vez más en los pasillos del Hospital Hidalgo y ver su gran sonrisa y el optimismo con el que hace frente a los problemas más terribles que un médico puede encontrar en un nosocomio una vez más ratificamos lo que siempre hemos dicho…..La Navidad es amor.

Es tiempo de ilusiones, de anhelos de vivir.

Tiempo también de reflexionar y de dar gracias a Dios porque tenemos salud y quienes no la tienen son, dentro de su sufrimiento, un ejemplo de superación para quienes nos quejamos de cosas triviales. Las últimas páginas del calendario están por caer. Hay que dar gracias a Dios por permitirnos llegar con vida y salud a este tiempo de Navidad y al final de otro año más y recibir al nuevo con optimismo. Es tiempo ahora de fijarnos nuevas metas, nuevos propósitos.

Es tiempo de luchar por ser mejores y de luchar por una vida más vivible, sobre todo aquéllos, como el editor de FUERZA AGUASCALIENTES que ha perdido a sus dos seres más queridos, sus padres y todavía hace tres años sufrió seis infartos que me obligaron a retirarme del periódico al que funde junto con el dueño y fui subdirector durante 35 años, sin embargo ni eso me derrotó ni aún siquiera las amenazas de muerte que recibí del Gobierno de Carlos Lozano de la Torre, por eso es que para mí cada día es una bendición y un motivo de luchar porque siempre hay por quien vivir y más cuando conocemos de la labor realmente maravillosa o hasta celestial que hacen las manos benditas del doctor Rafael Reyes Acevedo.

En esta época la situación propicia las reuniones con la familia o con los amigos. Hay que festejar este hecho y hacerlo en sana alegría y todos nos fijamos objetivos aún con todo y crisis. La gran mayoría de nuestra sociedad espera tiempos mejores y mayores esfuerzos.

Los deseos de bienestar son generalizados y hay que buscarlos sobre la misma crisis económica que se vive, que genera irritación y tiene a la gran mayoría, sobre todo a las amas de casa, obligadas a rendir los salarios al máximo, con el Jesús en la boca.

Existe enojo, pero también firmes deseos de superar esta situación.


dr acevedo

Algunos se fijan la meta de hacer crecer sus empresas, otros trabajar más para comprar el carrito o la casa que tanto se ha anhelado, algunos otros, los estudiantes, la superación para llegar a la meta deseada, avanzar y llegar a la titulación. Son tiempos de alegría y lo son porque a pesar de cualquier crisis y cualquier problema el hombre tiene un gran tesoro: la vida, la salud. Salud, es apenas una palabra y sin embargo hoy que estuvimos a punto de perderla por completo nos hemos dado cuenta de qué significado tan importante tiene. Quienes la tenemos, ahora que la hemos recuperado tras estar dos semanas al borde de la muerte, debemos considerarnos afortunados.

Somos, aunque no se quiera admitirlo, privilegiados porque tenemos salud, porque Dios nos ha dado una nueva oportunidad para vivir, una vida que aún y con todos los sufrimientos, es vida y nos tiene en pie de lucha para hacer cumplir todas las metas y las ilusiones que nos proponemos en esta fecha.

Pero se ha puesto usted a pensar cuál es el futuro, cuáles son las ilusiones de las personas que se encuentran librando una dura y sufrida batalla, ya no por aspirar a ser mejores o a tener riquezas materiales o a irla pasando, como se dice. Detrás de las paredes frías de los hospitales, de las clínicas, se encuentran muchas lecciones desgarradoras, muchos episodios que pocos conocen y contados se imaginan en esta época. Ahora hay que festejar la Navidad, hay que alimentar las ilusiones que se tiene en esta sociedad que sufre y goza, pero que olvida pronto y que a veces parece insensible y eso, lamentablemente hay que decirlo, es lo triste de la vida.

Quienes tienen salud al tiempo que se lamentan de tantos problemas del acontecer diario, disfrutan de esta época y olvidan, como si no existieran, a los que están enfermos.

Y en el Hospital Hidalgo con recursos o sin ellos se brinda la atención al paciente que la requiere y en esta ocasión FUERZA AGUASCALIENTES quiso abordar el tema de los trasplantes de órganos, algo que todavía hace algunos años resultaba una utopía en Aguascalientes. El joven doctor Rafael Reyes Acevedo, del que conocemos hace ya algunos años la bendita labor que realiza al frente del programa de Transplantes Renales en el Hospital Hidalgo, nos habla y lo hace con orgullo de este programa que se inició en 1990, si se quiere hasta rudimentariamente.

Hoy hemos avanzado mucho, pero el gran problema que tenemos y que nos frena demasiado es que requerimos de muchos órganos , principalmente de donantes fallecidos y por lo tanto hay un número cada vez más grande de pacientes que no pueden trasplantarse por la espera de un donador, lo que quiere decir que tenemos actualmente una lista muy larga de pacientes en espera de un donador de órganos. Pese a este problema tan serie, dice el doctor Reyes Acevedo a FUERZA AGUASCALIENTES, este año vamos a terminar con 70 trasplantes aunque debo admitir que ahorita mismo tenemos una lista de 1,500 pacientes que están a la espera de una donación.

Y no, dice a FUERZA AGUASCALIENTES, no me siento ninguna una eminencia, soy un médico como cualquiera que ha hecho de su profesión más que un apostolado su vida misma. Este joven hombre, que se muestra muy apasionado al hablar de su profesión y de la labor tan extraordinaria que lleva a cabo, no duda al afirmar que aunque muchos no lo crean y lo critiquen, primero que nada están su familia, profesión y la lucha por salvar vidas.


dr acevedo

Mi esposa Marta es indudablemente el gran baluarte que me da fuerzas no sólo para seguir adelante sino para superarme día con día, ¨para no creerme todos los elogios que me hacen y para poner los pies en el suelo y saber que Dios me trabajo a este mundo para cumplir con una profesión maravillosa que me permite salvar vidas¨, dice. Habla también con verdadera pasión de sus grandes tesoros, sus hijos Rafael, Beatriz, Ana María y Lucía, unos seres extraordinarios con los que Dios lo ha premiado al igual que a su eterna enamorada Marta, por lo que puedo afirmar que soy inmensamente feliz al lado de mis seres queridos y trabajando intensamente en este programa de Trasplantes Renales que es un orgullo a nivel nacional y que en esta época no dudo en calificarlo como un verdadero milagro de la Navidad, dice Rafael Reyes Acevedo a FUERZA AGUASCALIENTES.

Servir a los demás, tratar de devolverlos a su vida normal es todo para mí, por ello no tengo horario y si es necesario, hay que estar al lado de los pacientes todo el tiempo que sea necesario. Luego nos dice que este programa de Trasplante Renal se implantó en respuesta a la necesidad que había de resolver la problemática que tiene una gran cantidad de pacientes con insufiencia renal que antes tenía que trasladarse a otras ciudades. El programa, dice el doctor Rafael Reyes Acevedo, ha ido creciendo y hasta el momento se han concretado cientos de trasplantes y desde hace algunos años se realizan hasta cien por año lo que anteriormente se consideraba un sueño.

Esto, agrega el director del Hospital Hidalgo, es algo sumamente costoso y la gran mayoría de los pacientes no tienen los recursos para pagar una operación, por lo que el apoyo que reciben en la mayoría de las ocasiones es total y en otras lo que pagan es realmente mínimo. Categórico, el doctor Reyes Acevedo afirma que ningún paciente se ha dejado de trasplantar por falta de dinero y también con orgullo dice que el 92% de los trasplantados están vivos y no sólo recuperado la salud, sino que hoy son productivos y puede decirse que han vuelto a nacer. El doctor Rafael Reyes Acevedo, un hombre joven que irradia vitalidad y al que ayer mismo le dijimos que uno de los hombres al que más admiramos en esta vida, transmite confianza y deja ver en su rostro el apasionamiento por su profesión, dice que Aguascalientes ha progresado de manera increíble en el área de la medicina, pero especialmente en los trasplantes renales.

Aquí, nos indica, la lucha por la vida es nuestra misión.

Aquí, agrega, no hay tiempo para la fatiga, ni para las quejas. Nuestro tiempo y nuestro objetivo es uno sólo, luchar por la salud de los pacientes y vigorizarles el anhelo que tienen por vivir a través del trasplante que requieren. El costo económico es sumamente alto. Prohibitivo para la población y sin embargo a nadie se ha dejado de atender y nuestro objetivo es uno sólo y la verdad que es una satisfacción incomparable cuando logramos el éxito. En el Hospital Hidalgo, agrega el doctor Reyes Acevedo, tenemos a gente muy capacitada. Si bien gracias al gobierno del Estado se nos está equipando con tecnología de primer mundo, considero que el tesoro más valioso que tenemos es el material humano.

Nuestra misión si bien es difícil, también es altamente satisfactoria. Aquí estamos devolviendo a la vida no sólo a la población aguascalentense, también a la de otras Entidades. Más del 30% de nuestra atención es para gente de San Luis Potosí, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, Durango, Michoacán e incluso de Entidades más lejanas. El doctor Reyes Acevedo dice que el reto es grande, pues cada vez los pacientes renales se están incrementando. Hace algunos años teníamos en lista de espera a 18 pacientes, ahora hay más de 1,500. Destaca y también con orgullo, que la sobrevida de los pacientes trasplantados evaluada a 48 meses es del 96% y la sobrevida de los injertos, o sea, del número de riñones que están trabajando en los mismos 48 meses es del 92%, cifra muy alta sólo comparable a las que se obtienen en los mejores centros hospitalarios del mundo.


dr acevedo

Agregó que el problema más serio al que enfrenta ya no es la falta de equipo o de material humano, sino la de donadores cadavéricos, por lo que está invitando a crear real conciencia de los beneficios de la donación de órganos.

Por otra parte señaló que donar un riñón en vida es un procedimiento muy seguro, ya que no se podría pensar que se beneficia a una persona con un trasplante a costa de dañar a otra persona. Evidentemente tenemos menor actividad de trasplante de donante fallecido por la situación de idiosincrasia que tenemos en nuestro país; sin embargo, estamos trabajando de manera fuerte para darle vuelta y que sean más trasplantes de donante vivo”, señaló el especialista, quien indicó que el Hospital Hidalgo realiza anualmente hasta 100 trasplantes de riñón.

El especialista explicó que la tendencia de crecimiento de este tipo de enfermedades puede ubicarse en un 10 por ciento anual, por lo que se espera que en los próximos años crezca la demanda de servicios de salud al respecto en instituciones públicas y privadas, “el estimado total con enfermedad renal terminal, quienes ya tienen necesidad de terapia dialítica, es aproximadamente de mil 800, tomando en cuenta a las instituciones como el Seguro Social, el ISSSTE, las instituciones privadas, con un crecimiento del 10 por ciento anual, es decir que serían entre 180 y 200 casos nuevos cada año, indicó el jefe del Servicio de Trasplante Renal del Hospital Hidalgo.

Muchos de los pacientes en lista de espera es gente joven, gente productiva que necesita de un trasplante, pero sus familiares por cuestiones médicas o por incompatibilidad no pueden ser llevados a una donación, evidentemente la calidad de vida en falla renal crónica, a pesar de las mejoras de la diálisis, no es lo mismo que tener un trasplante, el objetivo del trasplante es reintegrar a la población joven a la actividad económica. Agregó que el incremento de las enfermedades derivadas de la obesidad y el sedentarismo son las principales causas de la insuficiencia renal y otros padecimientos, los cuales se llegan a detectar incluso desde la niñez.

Un problema de salud muy importante que estamos viendo en el área pediátrica es la obesidad, que a largo plazo incrementará la prevalencia de falla renal crónica; hace 10 años teníamos un dos por ciento de la población de cero a 15 años, en este momento alcanzamos un 27 por ciento, con estudios ya realizados; estos pacientes son potenciales diabéticos, hipertensos y que a temprana edad pueden tener falla renal y requerirán terapia de sustitución como es el trasplante”.

Explicó Rafael Reyes Acevedo por su parte que al ser la obesidad el principal causante de enfermedades renales, se descarta que la presencia de determinados minerales en el agua derive en tales padecimientos, no se ha demostrado que haya una región del país con una incidencia diferente y tampoco se ha demostrado que el agua conduzca a enfermedad renal terminal; sí es cierto lo de la concentración de metales pesados en el agua de Calvillo, pero no hay un vínculo con la enfermedad renal terminal, no es algo que esté demostrado.

Para Jorge David Rosas Frías, comerciante de 48 años y presidente de la Asociación de Enfermos y Trasplantes Renales del Hospital Hidalgo, prácticamente volvió a la vida cuando el 21 de mayo de este año fue sometido a una intervención quirúrgica que fue todo un éxito. Mi recuperación ha sido asombrosa y las atenciones son de primera. Quienes hemos sido trasplantados estamos en gran condición por la atención que se nos ha brindado en el Hospital Hidalgo. Por su parte, Sara Guerrero, de León, Guanajuato, dice que en Aguascalientes se le devolvió la vida.


dr acevedo

Duré cinco años en diálisis, cinco años esperando un riñón y los doctores del Hospital Hidalgo me han salvado. Ahora disfruto nuevamente la vida y lo hago con más felicidad que nunca, estoy al lado de mi esposo que fue el donador de mi nuevo riñón y con mis hijos. Otro trasplantado, don José Díaz Campos, dijo estar sumamente contento con la atención recibida y con las facilidades que le dieron para pagar la operación. Pero estoy más contento porque aquí se me ha devuelto a la vida. Hoy disfruto más cada momento, cada instante que vivo. Y con la autodefinición de ``perro porque es fiel, águila porque es independiente y volcán porque posee mucha fuerza'''

el presidente de la Asociación de Enfermos y Trasplantados Renales del Hospital Hidalgo, nos dice que tienen gran cantidad de ideas por realizar en beneficio de los enfermos de insuficiencia renal, aunque primeramente desea concientizar a la sociedad, por medio de la Iglesia, de que los órganos cadavéricos pueden alargar la vida de otras personas, mostrando los beneficios que trae la donación de riñón.

Por todo esto y hoy que estamos en la época de Navidad creemos en FUERZA AGUASCALIENTES que la sociedad está en deuda con los profesionales de la salud, con esos que se desvelan, que se preocupan y se preparan para salvar vidas. Y sin embargo, el reconocimiento que debería de ser generalizado no lo es tanto.

Es cierto, nos dice el doctor Rafael Reyes Acevedo, que en esta profesión hay errores, pero no por unos cuantos se va a generalizar ya que el médico también es humano y los puede cometer, pero son los mínimos. Acepto también, agrega, que en algunas ocasiones, por esos errores que se pueden cometer, haya críticas, pero no se puede generalizar. El médico, el verdadero profesional está preocupado por brindar la mejor atención al paciente y cuando lo logramos nuestro mejor pago es reintegrarlo a su vida normal. El dinero, ese es lo de menos, al menos para mí y esa satisfacción que tenemos al salvar una vida es la mejor recompensa, esa no la cambiamos por nada como también sentimos, porque, repito, somos humanos, cuando una vida se nos escapa.

Quien diga que somos deshumanizados está completamente equivocado, afirma el doctor Reyes Acevedo quien asegura que para él y su equipo de colaboradores primero está la salud del paciente a pesar de que no tenga recursos económicos y eso es algo que se puede ver cotidianamente en el Hospital Hidalgo. La crisis económica del país hace ver al médico deshumanizado, pero eso es falso por completo y la muestra la tenemos aquí en el Hospital Hidalgo, en donde gracias a los apoyos oficiales podemos brindar la atención que requiera, aún la que requiere mayor tecnología, a las personas que no tienen ningún recurso.

No se puede decir que somos deshumanizados cuando aquí el trato hacia la gente es de verdadero humanismo, ni tampoco se puede decir que se cobra muy caro cuando el 98% de todos los servicios se cobran muy bajo y es el 35% de lo que se pagaría en la medicina privada. No podemos ser un hospital caro que busca lucrar con el dolor de la gente cuando sólo en lo que va del año arrastramos una cartera vencida de más de 8 millones de pesos, una cartera que puede ser irrecuperable porque la gente no tiene recursos y lamentablemente la medicina es muy cara.

Luego el doctor Reyes Acevedo no acepta el que los médicos sean catalogados como los ``ángeles de la vida'' o los ``héroes de blanco''.

Somos gente con vocación, sin ella no se consigue nada. Somos seres con virtudes y defectos y con gusto nos exponemos a la crítica de la sociedad porque a ella nos debemos y nuestra meta es prepararnos para salvarla. La medicina es una actividad difícil de ejercer y fácil de criticar. En la medicina privada el éxito se mide, además de la capacidad del médico, en sus relaciones y yo, al igual que los profesionales del hospital Hidalgo, no podemos ser patanes en el trato hacia la gente.

Creo, agrega el Rafael Reyes Acevedo que el nivel social tan cambiante ha hecho que el médico haya perdido su nivel ante la sociedad. Antes el médico era un motor de opinión social y hoy eso se ha perdido, sin embargo sigue teniendo un lugar sumamente especial aunque también hoy es más exigido que nunca. Y reiteramos, aquellos escépticos que no creen en los milagros, los invitamos a que se den una vueltecita por el Hospital Hidalgo y más en esta Navidad, para que se maravillen con todo lo que allí pasa y con seres verdaderamente excepcionales como el doctor Rafael Reyes Acevedo, un ANGEL al que Dios ha enviado a Aguascalientes….. así de fácil.

#local

22 visualizaciones0 comentarios