Un asesino silencioso nos amenaza


Las enfermedades cardiovasculares

 


corazon

* Las enfermedades cardio y cerebro vasculares, la plaga que amenaza al mundo

* En Aguascalientes mínimo dos personas mueren al día por este "jinete apocalíptico"

La grandeza de Dios está presente en todo lugar y en todo momento.

Eso lo sabe el hombre desde que es hombre.

Dios cotidianamente nos está diciendo:

No te dejaré, no puedo dejarte, puesto que eres mi creación y mi producto, mi hija, mi hijo, mi propósito y Yo mismo.

Acude a mí, pues, cada vez y en cualquier circunstancia en que te alejes de la paz que Yo soy. Yo estaré ahí, con la verdad, la luz y el amor. Aunque hoy hay muchos que se atreven a decir que pareciera que eso no fuera cierto, sin embargo quien así lo piense está rotundamente equivocado.

Como también lo están aquéllos que creen que los milagros y las obras de amor ya no tienen cabida en este mundo modernista que habita una sociedad cuyos valores están debilitándose cotidianamente por un materialismo insultante.

Hay muchos que dicen que en el mundo de hoy lo que sobresale son las noticias negativas.

De las cosas buenas pocos hablan y muchos hasta las ignoran.

Y qué equivocación tan lamentable por eso en FUERZA AGUASCALIENTES ya lo hemos dicho en repetidas ocasiones, todos los días hay muchísimas cosas buenas de qué hablar. Hay salud, hay esperanza, hay trabajo -qué gran bendición para los que lo tienen- y aunque algunas veces no lo pareciera, amor entre las familias.

De esta manera podemos afirmar que las cosas bellas de la vida están impregnadas de esa fuerza que es la que mueve al mundo, el amor. Lo mejor de esta vida siempre se ha hecho y se hará por amor. Es el que debe ser regado como si fuera una flor, como si estuviéramos sembrando para cosechar mañana los frutos de algo que esperamos sea siempre positivo.

Dicen muchos que la vida está llena de rosas y espinas, y la verdad que es algo muy cierto sin embargo, también es más cierto que lo que predomina es el amor.

Y esto es algo que cotidianamente se puede ver en la Cardiológica Aguascalientes, en donde la ciencia médica, encabezada por Guillermo Llamas Esperón sorprende y se convierte no sólo en un faro de luz ante la penumbra, sino en una esperanza de amor y vida, porque en la mayoría de las veces se está venciendo al mal, esto es a las enfermedades cardiovasculares.

Un país en vías de desarrollo como lo es México enfrenta ese gran riesgo y su futuro está amenazado pues le está haciendo frente a un auténtico "asesino silencioso" como son las enfermedades cardio y cerebro vasculares que ya son la primera causa de muerte en Aguascalientes y en todo el país.


cardiologica

Enfermedades cuyo tratamiento resulta prohibitivo.

Lamentablemente, por ahora, parte del costo que tiene que pagar México por su crecimiento es precisamente con la vida, por ello es que ese desarrollo tenemos que hacerlo de una manera organizada y bien planificada o de lo contrario lo vamos a seguir lamentando, dice contundente a FUERZA AGUASCALIENTES el Dr. Guillermo Llamas Esperón.

Es un profesionista sumamente estimado y reconocido en Aguascalientes -el primer médico egresado de la UAA-, un hombre cuyas manos, que son dirigidas por Dios, ha salvado a miles de personas -entre ellas la nuestra-, de todas las edades, que se han visto en peligro de perder la vida por enfermedades cardiovasculares y que al ser operadas por sus manos benditas, no sólo siguen con vida sino que saben con toda seguridad que los milagros sí existen.

En Aguascalientes todos lo conocen como una verdadera eminencia, un cardiólogo, destacado en el intervencionismo cardiovascular, un profesional a nivel internacional de gran prestigio, quien nos dice que el hombre de hoy en día que presume de la conquista del espacio, del mundo de la computación, del internet y de los avances que maravillan, es el mismo que está autodestruyéndose absurdamente y no a través de los conflictos bélicos, sino a través de su salud.

Y afirma que lamentablemente la plaga del Siglo XXI son las enfermedades cardiovasculares que anualmente está matando a miles en Aguascalientes, en México y en los países del llamado tercer mundo. Una plaga que para la sociedad es una amenaza más terrible que el SIDA.

Una plaga que se dice es casi imposible combatir porque los tratamientos médicos resultan sumamente caros y resultan prohibitivos. Memo Llamas Esperón, al que tenemos largos años de conocerlo y orgullosamente podemos decir que nos ha brindado su amistad, es un hombre que a salvado a cientos o miles de vidas, un hombre de un temple tan extraordinario que apenas hace unos días falleció su queridísimo padre don Francisco Llamas Ruesga y pese a ese doloroso golpe, no abandonó a sus enfermos.

Todavía una hora antes de que se realizara la misa exequial, en donde se le vio destrozado, estuvo operando a un paciente en su Cardiológica de Aguascalientes.

Así es de entregado a sus pacientes porque para él, la vida de sus enfermos es primero.

Y repetidamente nos ha dicho que diariamente están muriendo decenas o cientos de personas en México por estas enfermedades y lamentablemente ese hombre que se precia de estar en el modernismo es el que se encamina hacia su autodestrucción porque no quiere entender que la solución está en sus manos y no cuesta casi nada.

La solución está en la educación y en la cultura. Está en la medicina preventiva.

En el momento en que entendamos, dice, que hay que cambiar nuestros hábitos alimenticios, el dejar de fumar, de llevar una vida sedentaria y preocuparnos de todo y por todo, en ese momento comenzaremos a ganar la batalla. En los países del primer mundo esto ya se está dando, no han desaparecido esas enfermedades, pero se puede hacer, como ahí lo han logrado, que aparezcan a los 80 años o más de vida.


guillermo llamas eseperon

En Aguascalientes y en México esta plaga está matando por igual a jóvenes y adultos.

En la medida en que cambiemos acabaremos con esta pandemia, dice convencido el Dr. Llamas Esperón, quien afirma que la medicina preventiva es el futuro de la humanidad. Urge, agrega, una campaña agresiva y no tímida como hasta hoy pues necesitamos lavarle el cerebro a la sociedad de hoy en día para crear esa cultura. Es urgente que se legisle más drásticamente sobre tabaquismo, no se puede permitir que nuestros jóvenes y adultos sigan suicidándose de manera tan impune como está ocurriendo. Tenemos que enriquecer las ciencias de la salud en los niños y en los jóvenes y al hacer esto, agrega, estaremos combatiendo no sólo a una de las plagas más terribles de la humanidad.

Estaremos, agrega, forjando a una sociedad que está necesitando recuperar los valores que tanto distinguieron a nuestros padres y abuelos. Nuestra gente comienza a tener conciencia de que hay que prevenir las enfermedades, de que hay que cambiar porque no podemos pensar sólo en servirnos y no servir.

Y reitera que en México, como en muchos países del llamado tercer mundo, las enfermedades cardiovasculares son una terrible amenaza, pues ocupan la primera causa de mortalidad y en luego nos da a conocer una estadística que verdaderamente es terrible:

En Aguascalientes cada día mueren dos personas por enfermedades del corazón, lo que quiere decir que aproximadamente 600 familias pierden en la mayoría de los casos a la piedra angular del sustento familiar porque desafortunadamente las enfermedades cardiovasculares matan en las etapas más productivas de la vida.

El que muere por un infarto es de los 30 a los 60 años y generalmente son productivas, son el sostén familiar, de tal manera que si entendemos esto nos encontramos con una problemática de salud pero también un problema de tipo social y económico.

Si nosotros analizamos la enorme cantidad de personas que cotidianamente se enferman por problemas del corazón y que no fallecen nos daremos cuenta que esta gente tiene que hospitalizarse y si hacemos un análisis de lo que representa el costo de la atención de las enfermedades cardio y cerebro vasculares, nos encontramos que son las más costosas porque la tecnología que se ocupa es muy cara.

Y aparte de que es costoso, dice el Dr. Llamas Esperón, existe mucha limitación al acceso a ese tipo de atención porque desafortunadamente en nuestro país, dice, la gente no tiene acceso fácil a la atención de este tipo de problemas y prueba de ello es que aquí en Aguascalientes el IMSS y el ISSSTE tienen que mandar a los infartados a clínicas de tercer nivel en León, Guadalajara o en México.

Lo lamentable de todo esto, agrega, es que la gente con enfermedades de este tipo todavía se atiende con oportunidades médicas del siglo pasado y los que tienen oportunidad de atenderse con tecnología del primer mundo son muy pocos, ya que la atención es tremendamente costosa. Esto es pues un grave problema de salud y económico no sólo para las familias, sino para el país entero, advierte el Dr. Llamas Esperón, quien afirma que al ritmo que vamos, entrándole a la pandemia de estas enfermedades cardio y cerebro vasculares, ni todo el dinero que autorice del Congreso, ni todo el dinero de la Presidencia de la República y ni todo el dinero del mundo va a alcanzar para que México resuelva un problema que ni siquiera han resuelto los países del primer mundo.

UN JINETE APOCALIPTICO


corazon

Estamos entonces ante un "jinete apocalíptico", le dijimos y le preguntamos, ¿qué hay que hacer para combatirlo?

La comunidad médica está consciente de esta gran amenaza mundial, de tal suerte que desde hace algunos años la Federación Mundial del Corazón determinó que el último domingo de septiembre de cada año se conmemorara El Día Mundial del Corazón. Y desde entonces Aguascalientes y todo el mundo lo celebraremos pidiendo que las instituciones médicas y cardiológicas busquen la manera de reforzar la información de las acciones preventivas que la población puede realizar contra esta amenaza.

La Cardiológica de Aguascalientes y la comunidad médica adoptamos desde hace algunos años una campaña a la que llamamos ¨Un Corazón para la Vida¨ con el objetivo de encaminar ideas de tipo preventivo para dar información sobre cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares entre los niños y adolescentes, algo que ya se está dando, desafortunadamente, en Aguascalientes.

Los niños y adolescentes, dice, son los futuros cardiópatas que van a morir del corazón dentro de 15, 20 ó 30 años. Y luego nos dice contundente: la gente que ahorita se está muriendo del corazón son los fumadores de hace 30 ó 20 años, los que no hacen deporte, los sedentarios. En la comunidad médica local y nacional consideramos que son tres cosas que están afectando tremendamente a nuestros niños y jóvenes: la primera es la obesidad, la segunda la inactividad y la tercera es el tabaquismo.

Resulta que hoy en día, agrega el Dr. Llamas Esperón, vemos a más niños y jóvenes obesos, algo inconcebible y todo por la comida chatarra. Mire, dijo a FUERZA AGUASCALIENTES, el gasto en publicidad para niños y jóvenes de una firma norteamericana de hamburguesas es más grande que el presupuesto anual que México dedica al Sector Salud, de tal suerte que tiene mucho éxito y eso hace que los hábitos alimenticios de los niños sean casi exclusivos de "comida chatarra". Aquí los niños toman más Coca Cola que leche. Hace 20 años los niños tenían un promedio de una hora a la semana viendo la televisión, hoy el promedio es como de 14 horas a la semana.

Eso hace que ese niño o joven que pasa tanto tiempo viendo la televisión se haga obeso y es que ése es el mal de la televisión y las computadoras, promover la obesidad, primero, dice, porque están sentados y segundo porque todo el día están viendo anuncios de "comida chatarra". Y a esto hay que agregar que en las Escuelas se promueve cada día más las actividades de tipo sedentario, como las clases de cómputo, de pintura, historia, etc., y se minimiza la Educación Física, es más, en algunas Escuelas ya ni existe y todo eso hace mal a la salud del niño o joven convirtiéndolos en futuros cardiópatas. Es un verdadero atentado lo que estamos haciendo con nuestros niños, sentándolos frente a la televisión o la computadora en lugar de ponerlos a hacer ejercicio, a jugar o simplemente a caminar.

#local

0 visualizaciones0 comentarios