Estoy entregando un HH bastante sano


Misión cumplida: González Farías

 

+ El hasta ayer director afirma que lo dejan sin deudas, con recursos y programas que tienen mucho apoyo económico además de un equipamiento de primer mundo

Ajetreado, caminando de aquí para allá, atendiendo a gente que iba a despedirse y recibiendo múltiples abrazos y felicitaciones al dejar ayer la dirección del Hospital Hidalgo el doctor Rodolfo González Farías casi ni tiempo tuvo para atendernos y ahora sí que nos decepcionó y se lo decimos públicamente pues prácticamente nos corrió y entre lo poco que se dignó a decirnos fue: misión cumplida.

SI en lo últimos 20 años alguien ha escrito más, mucho más que nadie del Hospital Hidalgo ese es este humilde reportero y así nos no la ha reconocido el mismo González Farías e infinidad de médicos, enfermeras y hasta los vigilantes, por lo que verdaderamente creemos que el director del Hospital Hidalgo se mostró sumamente descortés y hasta esquivo, algo que de verdad nos tiene sumamente asombrados sin embargo hay que decir que ¨que todo los días se aprende algo nuevo y que de todo hay en la viña del Señor¨.

Casi más a fuerza que de ganas González Farías dijo estar satisfecho por su gestión de 17 años al frente de centenario nosocomio –en diferentes gobiernos- y destacó que siempre la salud es muy cambiante por lo que en esta ocasión se enfrentaron nuevos y grandes retos y la verdad que al termino de esta administración una vez más puede decir con mucho orgullo: misión cumplida. Estamos dejando un hospital financieramente muy sano, sin deudas, con recursos y sin ningún acto de corrupción por lo que lo hemos consolidado como el gran faro de fe, esperanza y amor para nuestros pacientes y sus familiares, dijo. Desde luego que esto nuevamente fue una gran experiencia y debo decir que para cumplirla con honradez y sin ninguna sospecha de un acto de corrupción, conté con el valioso apoyo del gobernador Carlos Lozano de la Torre, así como a todos los mis compañeros y espero que no hayamos defraudado principalmente a nuestros pacientes y sus familiares, que son finalmente nuestra gran prioridad.

Me voy con mi conciencia en paz, hice mi esfuerzo, le dediqué todo mi tiempo al Hospital, traté de hacer lo que creí que se debería y a lo mejor tomé decisiones equivocadas, pero al menos procuré buscar el beneficio de todos empezando por nuestros pacientes de tal manera que me voy con la conciencia tranquila, me voy en paz conmigo mismo y con la inquietud de que pudimos haber hecho más, lastimosamente la falta de recursos nos frenó.

Recibimos una institución muy parecida a como la había dejado, con una sobredemanda de servicios y también tuvimos que dedicarnos nuevamente a mantener la infraestructura pues recordemos que muchas instalaciones de este hospital vienen desde el año de 1903 en que fue inaugurado en este hospital en este domicilio, por lo que nos dimos a la tarea de reponer equipo biomédico que por uso y tiempo ya era obsoleto o bien estaba descompuesto.

Nos dedicamos a tapar goteras cuando llueve, a trapear, a lavar y barrer para darle ese toque de limpieza que requieren las instituciones de salud, recibimos muchas visitas durante los últimos seis años de autoridades federales del sector y cuando veían el hospital en las condiciones en que estaban nos preguntaban ¿para qué quieren otro hospital si éste está impecable?, sin embargo solamente cuando se vive aquí el día al día se sabe la problemática tenemos.

Y en ese sentido, dice el doctor González Farías yo me voy tranquilo y creo que nuevamente cumplimos con la misión que nos encargaron y satisfecho porque hablando de los tiempos modernos de este hospital me ha tocado a mí estar al frente de la institución en tres administraciones gubernamentales diferentes y acomodando los años de servicio le he trabajado a este hospital como anestesiólogo poco más de 14 años y como director 17, lo que es una enorme satisfacción, sobre todo estos 17 años.


hospital hidalgo

Y esto sí que hay que decirlo porque en toda la historia del hospital solamente un médico que también estuvo 17 años como director, de tal manera que me tocó empatar el record y vamos a esperar el devenir de los años para que venga otro director y dure lo que estos dos hemos permanecidos en el cargo. El primero, nos dice fue el doctor Manuel Gómez Portugal, hermano de un gobernador a finales del siglo XIX y yo, por lo que es una satisfacción enorme y cómo no destacar que siempre recibimos apoyo del gobernador Carlos Lozano de la Torre, quien de entrada nos dio 51 millones de pesos para comprar el equipo que recibimos y que nos dijeron que ya estaba pagado cuando solo lo habían rentado.

En 2010 teníamos dos programas acreditados del Seguro Popular y ahorita vamos a dejar 18, lo que es muy importante para el hospital ya que le permite tener presupuestos suficientes para su operación. De los 8 posgrados que tenemos además de haberle dado continuidad dejamos dos acreditados dos a través de posgrados de calidad avalados por Conacyt, lo que consolida el prestigio del hospital en anestesiología, traumatología y ortopedia, además de que nuestros médicos residentes reciben un apoyo importante en dinero para sus actividades académicas.

Se hizo una gran inversión para el mantenimiento del equipo y otra fue la que se hizo en reposición de equipo biomédico que fue del orden de casi 113 millones de pesos, lo que nos da la tranquilidad que a la nueva administración le dejamos desde mesas de quirófano, lámparas, máquinas de anestecia, camillas, camas, ventiladores mecánicos, monitores, depiladores mecánicos etc., con una vida muy útil, más la sala de medicina de hemodinamia, la de medicina nuclear, el tomógrafo, la resonancia nuclear por los que pagamos casi 51 millones de pesos lo que nos da la tranquilidad de dejar a las nuevas autoridades un equipamiento muy funcional para que sigan prestando el servicio.

Este equipamiento es aparte de los 362 millones de pesos que les estamos dejando para el equipo médico del nuevo hospital, también es importante destacar que le dejamos al hospital un presupuesto extra de 20 millones de pesos, así como un fideicomiso para los trasplantes renales que nos lo respalda el Congreso del Estado y que es de 4 millones 300 mil pesos. Esperamos dejarle a la nueva administración un hospital sino con números negros, ya que la salud pública no es negocio, pero al menos muy estable en sus finanzas, sin grandes deudas a sus proveedores, si acaso por allí una o dos facturas en tránsito y que no son adeudos millonarios, por lo que van a encontrar un hospital financieramente estable y sin ningún acto de corrupción.

Este año ejercimos un presupuesto de 620 millones de pesos y dejamos uno pre-autorizado de 655 por lo que estamos dejando un hospital con la tranquilidad de que las nuevas autoridades van a operarlo sin grandes sobresaltos el próximo año y ya dependerá de ellos lo que consigan para los próximos años de tal suerte que con orgullo vuelvo a repetir: misión cumplida.

#local

5 visualizaciones0 comentarios