MENSAJE OFICIAL DE INSTALACIÓN: DIPUTADO GUSTAVO ALBERTO BÁEZ LEOS


 

congreso

Hoy, nos encontramos en un lugar y momento privilegiado. Después de pertenecer por tanto tiempo a esa generación con hambre de cambio, de crítica, de exigencia, hoy nos encontramos aquí.En una posición determinante, y como diputados, nos encontramos en una posición de gran compromiso.Por mucho tiempo, nuestros líderes y gobernantes han visto la política como el arte de hacer lo posible; pero estoy convencido, en que debemos cambiar esa perspectiva, y ver la política como el arte de hacer lo que aparentemente es imposible, posible.Hoy, nos encontramos en una posición similar a la de muchos ciudadanos, cansados de lo mismo, pero con la gran oportunidad de hacer alguna diferencia; lo cual multiplica sin duda el compromiso, multiplica los ojos que estarán encima de nuestro trabajo; y eso, eso es bueno. El saber que no tenemos ni el más mínimo espacio para no hacer las cosas bien.

Hay una brecha entre la expectativa y la realidad. Esto no nos debe convertir en hombres y mujeres enojadas, desilusionadas, sino, en personas inspiradas en romper esa brecha y lograr precisamente aquello que nos han dicho que no se puede.Son muchos los problemas que aquejan a la sociedad, debemos estar conscientes de ello, tenemos cifras alarmantes en distintos ámbitos, desde el 20% de la población aguascalentense en condición de pobreza; el terrible primer lugar nacional en suicidios; el alarmante tercer lugar en alcoholismo juvenil, y la lista puede crecer y crecer.Pero debemos convertir esas estadísticas, esos porcentajes en soluciones; tenemos que trabajar no para la reconstrucción social, sino para la reconstrucción humana, y así, empezar a crear una nueva historia para Aguascalientes.

Es momento de tender puentes y destruir muros; de acercarnos y no de separarnos. A pesar de las diferencias geográficas, socioeconómicas y culturales que pudieran existir entre los distritos de Aguascalientes, nos encontramos con que todas estas diferencias son precisamente las que nos hace lo que somos, es nuestra identidad y como tal deberemos nutrirla. Si bien cada uno vela por los intereses de su distrito, no debemos olvidar que somos diputados de todo el estado, y como tal debemos actuar.Estamos obligados a la creación de las leyes para todos, leyes que protejan a nuestros habitantes; ocupamos un Aguascalientes para el mundo y no un mundo para Aguascalientes, y eso lo lograremos con leyes justas, con transparencia; hoy Aguascalientes es de los estados más rezagados en transparencia, en transparentar sus cuentas públicas en saber dónde se invierte el dinero de los contribuyentes, recae en nosotros la responsabilidad de crear ese Aguascalientes que nuestros habitantes piden

El verdadero cambio se divide entre aquellos que reparten poder y responsabilidad, pero recae en aquellos que asumimos el poder con responsabilidad; es el momento de hablar de integridad y respeto; para aquellos que depositaron su confianza en nosotros, por aquellos que aún creen que las cosas pueden cambiar, por ellos debemos mantener esa confianza, integra, completa e intacta.

Hoy nos encontramos ante una encrucijada compleja, técnicamente hemos asumido un cargo por la decisión de la mayoría, sin embargo la mayoría realmente no votó por nosotros, decidieron no salir, y no los culpo, hemos dejado mucho que desear, la clase política ha prometido mucho y hecho poco; tenemos que recuperar el honor al encargo, está en nuestras manos retomar la importancia de ser diputado, de hacer que la población vuelva a creer en nosotros, en quienes ostentamos cualquier cargo público.

Hoy Aguascalientes estrena legislatura, que deberá pasar a la historia no como aquella que pudo haber hecho la diferencia, no como la legislatura más joven en la historia, no como la legislatura más corta, debemos pasar como aquella que recuperó la confianza en el servicio público, aquella que tuvo más agallas para hacer las cosas. Debemos convertirnos en la legislatura que sí logró hacer posible lo imposible.Son distintos los temas que deberemos comprender y hacer propios; entiendo que son distintas las ideologías que enmarcaron nuestros pensamientos y metas, pero debe ser precisamente esa Universalidad, esa suma la que no nos permita desvirtuarnos de lo que realmente nos trae a ese punto; el bien común, la reconstrucción humana; el tener siempre un mejor lugar donde vivir, más justo, más entero; en donde a pesar de nuestros diferentes puntos de vista, converjamos en hacer lo mejor para nuestro Aguascalientes.

Honestidad, confianza, integridad y respeto; deberán ser las calves que enmarquen nuestro quehacer diario, al interior del Congreso y fuera de él; y deberán ser esas mismas virtudes, el sello de la Sexagésima Tercer Legislatura, y estoy seguro que así será; porque hoy nos encontramos en un momento y en un lugar privilegiado y tenemos la oportunidad de pasar a la historia o al olvido, de ser o parecer lo que ostentamos; tenemos la oportunidad de adoptar el arte de hacer posible lo imposible.

#local

1 visualización0 comentarios