ARRASTRE LENTO


LA SOMBRA DEL CRISTO NEGRO DEL ENCINO,.. Y LA SOMBRA DE LOS TOREROS

 

jose caro

Por José Caro

Se extraña,….

Si bien no llegó a instituirse como una “tradición” como tal, el festejo que anualmente se realizaba en honor al “Cristo del Encino”, al no volverse a programar este año, se le “extraña”. Aunque es claro que la devoción religiosa, muy por encima del espíritu fiestero del toreo, perdurará con o sin festival taurino. Y es que, hablando de religión, y haciendo oración en la íntima y sagrada capillita del corazón, e invocando el suspiro del recuerdo, los aficionados rogamos al cielo su intervención para que el MILAGRO DEL TOREO no desaparezca, ni que se dejen de dar festejos que, pese a ser extraordinarios, en cierto sentido se vuelven costumbre. ¿Por qué ya no se realiza tan original evento?

Al no encontrar respuesta inmediata, y en tanto la tengo ante mis ojos, me di al gusto de recordar,…

Lo recuerdo bien, tal y como se recuerdan las cosas cuando suceden la primera vez. Tenía escaso seis años, y tomado de la mano de mi madre,….. “Lo vi pasar, y tan sólo pude mirarle los maderos y sus espaldas: no pude verle de frente, ni siquiera admirar sus formas., ni sus colores,……mucho menos su atormentada expresión muda”. Recuerdo que, a contra luz, únicamente pude admirar su sombra fugitiva. Era EL CRISTO NEGRO DEL ENCINO,…. Y era la primera vez que mis asombrados ojos lo abrazarían.

Lo conocí, hoy lo afirmo, por su forma ausente; a partir de entonces supe que es posible conocer la luz por la oscuridad, y el ruido por el silencio. Cuando tiempo después, siendo acólito del templo de la Merced, acompañando al padre Justo Menéndez a la peregrinación al Encino, y brillando el sol a plenitud, le volví a encontrar; me llamó la atención su sombra. Curiosamente, cual mudo testigo, la mía le acompañaba.

Viendo al Cristo, allá abajo mi sombra estaba quieta, inmóvil. La creería pensativa si no supiera que no logra pensar. Me pregunté por qué tendría la rígida postura de la meditación. Estaba claro: ella no podía menos que adoptar la postura que yo adoptara. Dejé a un lado a la sombra y miré de frene al Cristo. Pero volvieron mis ojos a su sombra que se dibujaba sorda en el piso de la calle. Tiempo después todavía me preguntaba: ¿Tendrá la sombra las propiedades del ser que la produce? No lo sé,… lo que sé es que cuando de nuevo miro al Cristo mi sombra me acompaña, aunque ahora en actitud contemplativa.

Y recuerdo,…. Recuerdo que platicando con el presbítero Jorge Hope mis sensaciones y sentimientos me platicó que efectivamente hay árboles venenosos cuya sombra mata a los incautos que se acercan a ella, por tanto la sombra del árbol venenoso era una sombra venenosa que poseería la propiedad del árbol que la produjo. Recuerdo que me llenó de alegría su explicación pues yo sin saberlo habría experimentado una sensación parecida: una vez, mirando la sombra del un árbol que se alzaba en el patio de mi casa, la sentí fresca, tal y como era el árbol: en aquel trance sentí que hay sombras frescas, tanto que parecen que mojan,…. Comprendí que hay sombras que, como la de los cafetos, están cargadas de desvelos,……. pues hasta producen insomnio.

Hoy tengo presente que hay sombras de toreros que,.. POR SER TAN MARAVILLOSAS –SOMBRAS EXCEPCIONALES- son capaces de enrollarse sobre sí misma e ir a extenderse en otra parte dejando el suspenso a la luz que la echara al suelo.

Lo cierto s que, DEBAJO DE CUÁNTAS SOMBRAS MARAVILLOSAS, PRODUCIDAS POR TOREROS MARAVILLOSOS, HAN DADO FRESCURA Y ENTENDIMIENTO A TOREROS Y AFICIONADOS,…..

#deportes

0 visualizaciones0 comentarios