Cobertura universal de salud


 

imss

+ Son nefastos los rumores sobre una inminente privatización del IMSS y del ISSSTE

Ya se sabe que los mexicanos somos muy afectos a inventar cualquier cosa de allí que los rumores y teorías conspiranóicas se consolidan como deporte nacional en nuestro país y la más reciente que ha llamado poderosamente la atención es la que alerta sobre la inminente privatización del IMSS y del ISSSTE. Ante tanta nefasta rumorología en FUERZA AGUASCALIENTES consideramos que hoy es el momento de replantear ese mecanismo, de asegurar que todo mexicano, sin importar su condición laboral o enfermedad que padezca, tenga acceso a una cobertura universal, que sea una realidad el Estado de bienestar del que son pilares el IMSS y el ISSSTE.

El texto que ha circulado principalmente en redes sociales y servicios de mensajería dice que el Gobierno Federal ha puesto en marcha una nueva reforma estructural para dejar sin protección a millones de mexicanos, detallando que el sector salud únicamente atenderá enfermedades "básicas" y dejará a un lado los tratamientos más especializados y las enfermedades crónicas-degenerativas. Otros mensajes son más radicales, ya que se asegura que ahora todas las consultas, cirugías y medicamentos tendrán un costo. Aunque a primera instancia el mensaje parece sacado de una mente maquiavélica, desafortunadamente ha provocado una gran desinformación y temor entre los trabajadores del Sector Salud, quienes ahora no ven remota la posibilidad de que sean despedidos, mientras que por otro lado, los derechohabientes ya están preocupados porque tendrán que pagar el tratamiento de su diabetes o cualquier otra enfermedad.

Hay que decirlo muy claro, una reforma de este tamaño tendría que ser constitucional, y formalmente en el Congreso de la Unión no se encuentra una iniciativa de semejante relevancia, que indudablemente requiere de un gran debate nacional, y que de entrada la calificaría de políticamente infactible y socialmente injusta. Por lo tanto, semejante información es un simple chisme o incluso, como lo han calificado algunos, es un intento de desestabilización con fines políticos. Ahora bien, es de todos conocidos las grandes deficiencias que existen el sector, incluso la situación económica adversa que se experimenta en nuestro país y que tendrá su punto más álgido el próximo año con el recorte del presupuesto federal, a esto se le suma la bomba de tiempo de la inversión de la pirámide poblacional, las pensiones y la transición epidemiológica, es decir, el impacto que tendrán las enfermedades crónico-degenerativas en el gasto público.


imss

Por lo anterior, si es urgente una reforma al sistema de seguridad social, pero no una privatización del sector, sino una universalización del servicio con una mejor atención médica en más hospitales y centros de salud, con equipamiento especializado y personal médico suficiente, capacitado y bien remunerado. Los retos están a la vista, cuando se creó el Seguro Popular una gran sector de la población pudo acceder por primera vez a una atención medica de calidad, y una enfermedad dejo de ser un motivo de la pérdida del patrimonio familiar. Hoy es el momento de replantear ese mecanismo, de asegurar que todo mexicano, sin importar su condición laboral o enfermedad que padezca, tenga acceso a una cobertura universal, que sea una realidad el Estado de bienestar del que son pilares el IMSS y el ISSSTE.

Se ha demostrado que el acceso a la salud es una política pública redistributiva, de esta forma, podremos combatir uno de los grandes problemas que tiene nuestro país y que tiene que ver con la deficiente distribución de la riqueza, de esta forma, como es en el caso de la educación, todos los mexicanos tendremos acceso a ella, además de la posibilidad de tener tratamientos en hospitales privados. Aparte de la urgencia y utilidad pública que tendría una reforma de este tipo, lo que ha demostrado todo esto, es la gran crisis de comunicación en el gobierno, sencillamente no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos de la información en tiempo real. Mientras que antes era suficiente guardar silencio y hacer control de daños, hoy en la era de Twitter, Facebook y WhatsApp, todo vacío es fácilmente llenado con desinformación, rumores y miedo.

¿Hasta dónde llegaremos?

#local

0 visualizaciones0 comentarios