ARRASTRE LENTO


HACEN FALTA TOREROS CAPACES DE TRIUNFAR HACIENDO EL RIDÍCULO

 

jose caro

Por José Caro

Fu en sábado pasado, al realizarse la primera de la mini-feria de “Las Calaveras” cuando,….

Cuando,… relativamente alarmado por el desinterés que le muestra la sociedad al espectáculo del toreo, acusada en la “pobre entrada”, volví a creer que hay misteriosos soplos que parecen apagarlo. Y es que siendo el toreo un brillantísimo ser que presume envidiable piel lustrosa –fuego intenso-, al verlo entre tibios destellos -trémulas flamitas- me hizo sospechar que el sol, básico componente coreográfico y emocional del espectáculo, fastidiado por la creciente falta de animación en el ruedo, dispuso para su retiro –cederle a la oscuridad de la noche el escenario- que fueran tibios rayos inseguros los que apenas si alumbraran el coso que pronto quedó en la penumbra.

Y entre semejante penumbras me di a cavilar,…….

Y llegué la conclusión de que,…. “los hay, los hay”,… pero hoy en día son infrecuentes. Y no dudé de que al aparecer de nuevo los toreros con ese perfil, grandes beneficios económicos y espectaculares traerían a la Fiesta que, ciertamente, en ausencia de un morbo atrayente que la promueva, en momentos parece adormecer ente bostezos de insana monotonía. Lo cierto es que –los toreros a los que aludo- han sido borrados pues su nacimiento sorpresivo –que no planeado- es totalmente nulo. O están bajo la alfombra que los pisa. Personalmente seguiré creyendo que potencialmente hay toreros como los demanda la Fiesta: -“de que los hay, los hay”.

¿SE AGOTARON LOS TOREROS ORIGINALES?

Recuerdo haber visto –y hasta con agrado- a toreros que al despedirse de ellos las musas de la inspiración quedaban reducidos al más cruel de los ridículos. Era el miedo, sultán y emperador de lo sorpresivo, quien le daba un aire de originalidad a su proceder.

Recuerdo que la huída violenta –ante el toro- de estos toreros en el ruedo se convertía en iracunda diversión para los explosivos espectadores. Y aunque intuía el parroquiano que ese era el matiz decorativo de la policromía de su proceder, por lo regular los despedía con rabioso énfasis.

Pues sí: ya no hay toreros con tan revolucionados modales. Hoy, ante el miedo y la zozobra la mayoría actúa de la manera más descolorida permitida por la ética profesional. En cierta manera es para lamentar que ya no existan toreros mexicanos que, una vez identificados, hacían que la gente fuera a la plaza a verles debidamente preparada para mofarse de ellos con despiadadas injurias y abuchearles con ardiente crueldad. El escándalo que causaban era mayúsculo. Y tan favorecidos eran por su propio destino que a sus fracasos los convertían en un espectáculo por demás divertido.

Y divertía la complicidad de los subalternos que, para defender a los diestros que, en la cúspide de la genialidad, se hacían merecedores de misericordia, se las ingeniaban con malas mañas aplicándolas con piadosa utilidad a favor de su torero en apuros. Cuando la gente se daba cuenta del impío proceder de los picadores, o de los banderilleros, la indignación colectiva orquestaba una sinfonía de mentadas que cualquier árbol genealógico se estremecía hasta en sus raíces. Y convertía en un excitante espectáculo de improperios a la tarde.

En fin, así está el toreo moderno: ayuno de genialidades espectaculares y revolucionadas que, haciendo cualquier cosa, lo elevaban hasta la cima de las admiraciones. Hoy, en su ausencia, vuelven a activarse los términos “monotonía” y “aburrimiento”.

EL DÍA DE MUERTOS SE PRESTA PARA ROBAR LOS ESPECTROS GENIALES DE SUS TUMBAS

Mejor me apego a los recuerdos que, cuando los evoco, los veo pasar en rápido tropel que parecen espectros robados a las tumbas que corren burlescas para cerrarse ellas mismas y no dejar escapar a esos personajes que hoy son un falta –significativo y material en lo económico- en la Fiesta de toros mexicana.

PUES SÍ, FINALMENTE HAY QUE RECONOCER QUE HACEN FALTA TOREROS CON TAL PERSONALIDAD QUE, EN COMPAÑÍA DEL MIEDO, Y EXPRESANDO EL PARLAMENTO DEL PAVOR, PUEDAN TRIUNFAR HACIENDO EL RIDÍCULO.

#deportes

1 visualización0 comentarios