La terrible celulitis


 

Dr. CARLOS RODRIGUEZ ANGUIANO

Dr. CARLOS RODRIGUEZ ANGUIANO

La imagen corporal adquiere cada día más importancia por lo que cabe preguntarnos: ¨es la celulitis un problema meramente estético? Supongamos que lo es. En la era actual, en que diariamente recibimos gran cantidad de mensajes mostrándonos el ideal de la salud y belleza, cada vez más personas están interesadas en lograr una imagen corporal aceptable. Por ello tratar de evitar trastornos como la celulitis tiene una motivación estética válida, tornándose aún más válida cuando ésta puede ser evitada. La celulitis es un trastorno (considerado enfermedad por algunos) que si bien no es grave tiene aspecto preocupante a quienes lo padecen. En la columna de hoy nos referiremos a los trastornos, como puede ser evitada y tratada cuando sea posible.

Definimos a la celulitis como un proceso por el cual las células de los tejidos adiposos (grasos) llamados adipositos, se alteran al no estar suficientemente irrigadas. Si bien es más frecuente en la mujer, algunos hombres también la padecen. Su causa inmediata es la pérdida de la tonicidad y elasticidad de las venas que llevan el flujo sanguíneo desde abajo hacia arriba. La sangre tiende a estancarse en los capilares, que son los vasos sanguíneos más pequeños.

Estos van perdiendo su elasticidad, cumpliendo mal su misión de llevar sangre hasta las células que, por lo tanto, no son nutridas adecuadamente. La falla en el drenaje linfático es también característica de la celulitis. En regiones como la pelvis, los muslos y las nalgas la mujer posee hasta 5 veces más células grasas y de mayor tamaño que en las demás zonas del cuerpo, por lo que son los sitios m s afectados. Si bien hemos dicho que el factor desencadenante es la mala irrigación, las causas profundas son en realidad genéticas y compartimentales. Existe, en primer lugar, una predisposición de algunas personas a desarrollar este tipo de alteraciones. Si a ello le agregamos hábitos incorrectos, el resultado es la celulitis. Entre esos hábitos inadecuados, una dieta desequilibrada, rica en calorías y rica en grasas, es el principal factor, ya que ayuda a la acumulación de la masa adiposa que luego se transformará en celulitis.

El sedentarismo y la falta de actividad física, específicamente la aeróbica, provoca la insuficiente irrigación de los tejidos. Calzado con tacones altos y la ropa ajustada dificultarán el libre ascenso del flujo sanguíneo y la correcta irrigación de los tejidos. La prevención comienza con una dieta equilibrada, adecuada a la situación y los requerimientos de cada individuo. Es recomendable una buena cantidad de fibra, vitaminas y potasio, que podemos recibir a través de frutas y vegetales. La idea generalizada según la cual no hay que beber líquidos en cantidad, para no favorecer la retención de éstos es errónea y peligrosa.

La poca cantidad de líquidos evita el proceso de recambio de líquidos en el tejido intersticial, es decir, el que se encuentra entre las células y las une. La cantidad mínima de agua diaria, está por debajo del litro y medio, aconsejándose beberla fuera de las comidas. Bajar la ingesta de sal es otro de los consejos que debe seguir quien quiera prevenir no sólo la celulitis, sino otras muchas alteraciones de la salud. Pero la dieta por sí misma a veces no es suficiente, sobre todo en personas que ya han comenzado con este problema. La actividad física con especial atención en las actividades aeróbicas, no sólo prevendrá la celulitis, sino también enfermedades cardiovasculares, hipertensión, osteoporosis, etc., e incluso mejorar el estado de ánimo. Estimular la circulación sanguínea, tonificar los tejidos, quemar tejidos adiposos, candidatos a convertirse en celulíticos. Agradecemos los comentarios y preguntas que han llegado a nuestro teléfono 9-78-88-88 y donde pronto encontrarán respuestas a sus preguntas.

#local

0 visualizaciones0 comentarios