Donald Trump desata guerra civil entre republicanos


 


Donald Trump

(SEI).- Esto es la guerra. No hay otra forma de interpretar la iracunda andanada de ataques de Donald Trump que, desde primera hora de este martes, se atrincheró desde su cuenta de Twitter para desatar su ira contra el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, por haberlo abandonado a su suerte: “A pesar de haber ganado el segundo debate por un amplio margen, es difícil ir bien (en las encuestas) cuando Paul Ryan y otros miembros del partido me han dado cero apoyo”, se quejó Trump luego de acusar al líder de la mayoría republicano de “débil e ineficaz”. “Lidiar con republicanos desleales es más difícil que luchar con la ladrona de Hillary Clinton. Estos republicanos no saben ganar. Yo les voy a enseñar”, añadió Trump en un ataque de ira y rabia que ha amplificado a través de su cuenta de Twitter.

En medio de esta guerra civi, que se venía gestando desde que Trump lanzó su asalto contra la cúpula del partido republicano, el sector más extremista que debe su lealtad al magnate reclamaba a Ryan el haber dado la espalda a su líder moral. “¿Que es lo que quieren? …¿Entregarle la victoria a Clinton en bandeja de plata?, se quejaba Steve Scheffer, del comité nacional republicano en el estado e Iowa, un enclave del sector más conservador que ha acompañado a Trump desde el inicio de su improbable conquista por la presidencia. Desde la trinchera de enfrente, el núcleo más moderado del partido respiraba aliviado tras la decisión de romper con la candidatura de un candidato que ya les ha causado suficientes problemas al partido ahuyentando a los electores hispanos, a los afroestadounidenses, a las mujeres, a los musulmanes y hasta el electorado blanco y bien educado que ha comenzado a decantarse a favor de Clinton.

“No es que el partido republicano sea desleal con Donald Trump. Más bien, el problema es que Trump siempre ha sido desleal con el partido”, resumió el analista, David Gergen, para poner en perspectiva el recrudecimiento de una guerra encarnizada en la que el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha decidido que ya es tiempo de cortar con la campaña de Trump para evitar un naufragio que se traducirá en la pérdida no sólo de la presidencia, sino del Congreso. En medio de esta guerra, que sólo confirma la fractura de un partido que cavó su propia tumba abriéndole las compuertas a los sectores más racistas y extremistas, los estrategas del partido insistían en que las posibilidades de Donald Trump sólo son de aproximadamente un 20%. Esta proyección contrastaba con la de otros observadores, como Larry Sabato, de la Universidad de Virginia, que concede al republicano un margen mucho menor.

Precisamente, según las proyecciones del Centro de Estudios Políticos de la Universidad de Virginia le concede a Clinton una victoria por adelantado en el mapa electoral, con un total de 341 votos electorales, de los 270 que son necesarios para ganar. En el caso de Donald Trump, sólo le corresponderían un total de 197 votos electorales. En un día de guerra desatada entre los republicanos, las noticias tampoco eran muy edificantes en el frente de las encuestas donde Hillary Clinton ha comenzado a escaparse con márgenes de entre 6 y 11 puntos porcentuales a nivel nacional, según el más reciente muestreo de la cadena NBC y el diario The Wall Street Journal. Pero, además, las esperanzas de Trump para ganar terreno en estados clave como Ohio, Florida, Carolina del Norte o Pennsylvania comenzaban a difuminarse.

#internacional

0 visualizaciones0 comentarios