ARRASTRE LENTO


EN LA CELEBRACIÓN DEL DÍA DE LA RAZA

 

JOSE CARO

Por José Caro

LE CONVENDRÍA PREGUTARSE AL TAURINO CÓMO ES POSIBLE QUE EL ESPAÑOL SIGA CONQUISTANDO,… Y EL MEXICANO, DEJARSE CONQUISTAR.

Recuerdo,….

Recuerdo que,… cuando el maestro de secundaria con rigurosa solemnidad nos explicaba el nacimiento de los seres humanos que fueron “ardiente” producto de una india y de un barbado español, fui severamente amonestado por culpa de mi compañero de mesa-banco pues éste, simpático e inteligentísimo, con pícara gesticulación y fogoso lenguaje corporal, al detallar los actos prohibidos de los padres de la “nueva raza”, hizo que mi rostro se desfigurara entre risas. “Carne morena”,… y sangre carmesí”,… -decía el maestro-. Azuzado por mi compañero,… yo muerto de risa. Recuerdo que, sujeto de incontrolable e incontenible hilaridad, fui conminado a salir del aula. Una vez expulsado,…. seguí riendo.

Hoy, a pesar del tiempo transcurrido, no dejo de sonreír pues me resulta imposible no celebrar los “enredos” de Marina “La Malinche” y el intruso Cortés toda vez que sin esa reunión –unión- probablemente el TOREO NO SE HUBIERA ENRAIZADO en el cuerpo de nuestra cultura “indígena”. Lo cierto es que al hablar del día “12 de octubre” se habla de “el día de la raza”, al menos así lo hace la voz de la cultura popular mexicana. Personalmente, al hablar de tan simbólico encuentro-reunión, me pregunto si la susodicha, seguramente fascinada, fue impulsad por su noble entrega, o fue violada y seducida por el déspota barbado español que tomó posesión no sólo de la mujer –madre de la nueva raza-, sino del territorio que al paso de los años tendría en España a la figura dominante de la “Madre Patria”.

¿La tierra azteca fue violada,…o seducida? Apostaría que fue salvajemente invadida, aunque otros digan con irrisoria elegancia que fue “conquistada”. ¿Cómo definir aquel trance que provocó los quejidos de los aborígenes a quienes se les había profetizado la fusión del -símbolo emblemático- sol, el águila, la serpiente, y el nopal azteca con la indómita fiereza del león y “el toro bravo español”?

Estoy cierto si afirmo que en ámbitos poéticos se siguen escuchando los ecos dolientes y desgarrados de los aborígenes cuando vieron que las naves intrusas se adentraban en sus litorales. En ellos se deja constancia de que “en las naos de Colón llegó el colapso y la abrupta caída del imperio azteca”,.. y con Cortés la despiadada y salvaje asunción de un tirano que pondría a los pies- y manos- de la monarquía que, ávida de oro, plata y especies, fue patrocinadora del colosal pillaje. Empero,… SI se trasplantaron a éstas tierras la religión, la lengua, las costumbres que han dado vida a la nueva raza, por qué protestar si entre tan singular riqueza nos trasplantaron lo que ha dado vida al país? ¿Qué sería, o de qué manera se entendería, México sin la FIESTA DE TOROS?

Cierto,….. los aztecas fueron conquistados en todos sentidos, y, al sucederse los años, México fue dominado taurinamente por los invasores. Y eso me despierta fiera e irascible contrariedad pues me parece aborrecible que, siendo en el papel genético –México y España-países hermanos -de sangre y cultura-, ponderen una relación taurina hipotéticamente en condiciones de igualdad y reciprocidad.

Me queda claro,… Me queda clara la duda: “dudo” que los indígenas, a los que los españoles les reprendían sus cultos destruyéndoles sus ídolos para levantar capillas, les hayan abierto en son de paz su brazos nobles y amigables, aunque no por ello les negasen el tributo que merecen los superiores: UNA SUPERIORIDAD QUE EN MATERIA DE TOROS PREVALECE CON DESCOLORIDO DISFRAZ HASTA

NUESTROS DÍAS.

Hoy se habla de una “angelical” –por no decir “celestial”- fraternidad taurina, pero lo cierto es que en las negociaciones protocolaria LOS ESPAÑOLES SIGUEN MANDANDO Y PONIENDO CONDICIONES…… Y LOS MEXICANOS SIGUEN SIENDO LOS ¡CONQUISTADOS!

El que crea que los principios invulnerables de igualdad –profesional- se respetan taurinamente está en un error. LOS ESPAÑOLES SIGUEN ESTABLECIENDO RANGOS Y LOS MEXICANOS SIGUEN SIENDO LOS CONQUISTADOS QUE TIENE QUE IR PEDIR PERMISO A ESPAÑA PARA SER FIGURAS EL TOREO UNIVERSAL. ¡QUÉ PENA! En suma, México sigue padeciendo los efectos de la insolente tiranía que caracteriza al hispano, razón por la cual me desilusiona que siendo todavía el mexicano una masa de conquistados, no sepa o pueda alcanzar la cima y el reinado del toreo mundial.

#deportes

0 visualizaciones0 comentarios