A R R A S T R E L E N T O


 

Por José Caro

A LOS TOROS, PESE A LA GRAVE SOLEMNIDAD DEL ESPECTÁCULO, NO SE PUEDE IR SIN SANOS AIRES DE ALEGRÍA

CONTINUACIÓN

(Segunda parte)

¿Tiene algo de preocupante el hecho de que el aficionado mexicano acuda a las plazas de toros llevando consigo la típica animación que le caracteriza, y que su comportamiento en los tendidos sea similar al que, envuelto en los humores lúdicos de fiesta, “siente más y piensa menos”? “Pasos raudos,…. agitados,… son los de los aficionados que con animosa precipitación, alertando los sentidos, ponen en la atmósfera, a ritmo de cascabel, los compases del nerviosismo que preludia las funciones del toreo. La música animando,… los aromas confortando,…. el sol pintando los colores,… dorado albero,….. brillo cintilante del oro y la plata,… negro solemne de monteras, vivos matices de vestuarios,… limpio teñido rosa de capotes,… rojo pastoso de muletas,… y voces en rumor,…. llaman a la “alegría”.

Mis ojos,…

Mis ojos nunca han visto,…… nunca han visto que los aficionados acudan al coso con gesto de angustia,…... de tormento,…… mucho menos de “preocupación”. “…..que se preocupen los que van a jugarse la vida –o por lo menos el prestigio profesional exponiendo el epidermis al alcance la tragedia,…pero el aficionado…”. “…. el aficionado con rostro de risueña esperanza, anticipo notorio de la alegría”.

Quiero entender a don Vicente.

Quiero entender que los rostros compungidos, alertando gravedad, se explican en la cara de los toreros -¿será por eso que suelen poco sonreír?- toda vez que, obligados a asumir la severa solemnidad del rito que se oficia en los ruedos, no pueden gesticular las sonrisas de despreocupación. La seriedad coronada en el ruedo,…… y en los tendidos “asomándose con aires ruborosos la siempre coqueta alegría”.

No entiendo a don Vicente,….

No entiendo el por qué la sobriedad –sinónimo de seriedad y solemnidad-, tenga que detallarse –y mucho menos con fingido agrado- en los aficionados que va a las plazas a deleitarse con los actos y detalles de los toreros que con su actitud, reflejo de la imperiosa significación de su oficio, llenan el ambiente con la grandilocuencia de la ceremonia.

En suma,…

En suma don Vicente,…. “Alegría” en los aficionados puesto que van a un evento en el que las sonrisas nerviosas que emana del manantial de las expectativas son el marco de una “Fiesta” en la que-lo cual me queda claro- la algarabía no debe ir en contra de la meticulosidad severa y rigurosa de una manifestación en la que cualquier parpadeo humano puede provocar la consumación de un lamentable acontecimiento trágico.

Estoy cierto,…

Estoy cierto don Vicente que las corridas de toros en México son una circunstancia espectacular –pública-en la cual pueden convivir –y coincidir- la seriedad solemne y majestuosa con la sonrisa presta de los corazones alegres y jacarandosos,…… a condición de que en el ruedo el albero no sea la alfombra sobre la cual transitan los pasos de quienes traen consigo,……. al mal humor andante.

#deportes

1 visualización0 comentarios