Efrén Adame, el ``Cordomex Mexicano''


Un volcán que no llegó a la erupción

 

REPORTAJE


efren adame

+ Como torero fue verdaderamente excepcional y hasta se dio el lujo de rechazar alternar, en su mejor momento, con Manuel Benítez ¨El Cordobés¨

+ Fue un bohemio de tiempo completo que, como decía, ¨tocó la gloria por un día¨ y que luego se convirtió en un declamador extraordinario

Fue un romántico empedernido y verdaderamente admirable.

Un reflejo de lo que se pensó hacer y no se concluyó

Fué como aquel volcán que no erupcionó

Como aquel hijo que no se dio. Que no nació

Que quiso ser sin llegar a ser.

Un torero que se murió en el lapso del embrión, pero que logró tocar un poquito de gloria.

Efrén Adame López fué un hombre indiscutiblemente muy polémico.

Para unos un auténtico loco y para otros una figura y un gran ser humano.

Fue un torero que gozó de un triunfo extraordinario, lamentablemente fugaz, pues duró apenas un suspiro.

Pero fue también, un artista, un declamador que conquistaba con cada una de sus poesías y aunque poco se supo, un gran pintor.

Las figuras son todo eso... y más.

Como ser humano tuvo muchos errores, pero también es cierto que fueron más sus aciertos.

Fue un hombre que se negó siempre a que se le diera una dimensión mayor a la que logró alcanzar, pero que tampoco tenemos por qué dejar de lado su aspecto humano, al que mucha gente sirvió para ayudarse, porque si algo lo distinguió es que siempre quiso que su ejemplo sirviera para que la niñez y juventud de Aguascalientes no cometiera los errores en los que incurrió.

Siempre fue un gran entusiasta de la vida y con el paso del tiempo el pilar de una dinastía que hoy continúa encabezada brillantemente por su sobrino-nieto Joselito Adame.

Fue un hombre muy optimista, con una gran riqueza humana que queda palpable en escritos que dejó y que son historias, narraciones y poemas que fueron rescatados en un disco que merecen conocer sus amigos y todos en Aguascalientes. Un disco que produjo totalmente el que fuera uno de sus grandes amigos, nuestro queridísimo e inolvidable licenciado Alfredo Morales Shaadi –qepd-, quien lo diera a conocer con gran éxito hace once años. Un disco que hoy es de colección pues los pocos que se hicieron de inmediato se agotaron, por eso en FUERZA AGUASCALIENTES decimos que ojalá y hubiera alguien -quizás el gobernador Carlos Lozano de la Torre a través del ICA- que se atreviera a sacar otra edición para que la generación actual pudiera solazarse al conocer la belleza y emotividad de sus poesías, sin embargo eso ya no será posible pues su gestión está a punto de finalizar.

Ese hombre, el torero que hace hace doce años dejara de existir, el 30 de enero del 2004 es Efrén Adame, a quien, dice a FUERZA AGUASCALIENTES el matador de toros en retiro David Bonilla, es bueno que se le recuerde. Y lo que son las cosas, hoy Efrén tuviera 76 años de edad y de hacer historia pues nació el 5 de enero de 1940 en esta ciudad. En nuestra vida por el mundo periodístico, llegamos a hacerle infinidad de reportajes y recuerdo como una vez le hice uno, del que a continuación habré referir algo de lo que me quedó en la mente, destacando que en todo momento no quería porque, nos dijo, así quisiera que me recordaran pues creo que no fuí nadie.


efren adame

¨Ni rencores ni perdón.

No me grites, no me llores

Lo nuestro ya se acabó

Rencores, ¿por qué rencores?

No le va a mi señorío

guardarle rencor a un río

que fue regando mis flores

tú me diste los mejores

cristales de tu corriente

y no sería decente

maldecirte por despecho

Si sé que tienes derecho

a regar la fuente

Debo estarte agradecido

por tu generosidad

tú me diste por bondad

lo que yo dí por cumplido

me brindaste tu latido

tu boca nunca besada

tu carne nunca estrenada

tus ojos siempre esperando

con dos ojeras temblando

debajo de la mirada

Tú me diste el primer

te quiero

que es el que más

atosiga

Y llenita de fatiga

me diste el beso primero

Hasta que llegó a tu alero

aquel mal viento ladrón

Yo sé que tu corazón

fue mío por vez primera

Y sólo mía la acera

debajo de tu balcón

por eso yo bien nacido

ni te odio ni te aborrezco

al contrario, te agradezco

todo cuanto me has querido


efrain adame

no me importa barca mía

si te has ido hacia otro

mar, que yo no te debo

odiar por esa mala partida

porque tú eres en la

vida un cierto modo de amar

Ni te vuelvas a mi lado

para pedirme perdón

que el perdón es la razón

de volver a lo pasado

y lo pasado ha acabado

que pasó porque pasó,

déjame

déjame que viva yo sin

rencor y sin perdón

no me grites, no,

no me llores,

lo nuestro

ya se acabó

Y así, tal como lo vemos en , esta poesía inmensa de Manuel Benítez Carrasco, pareciera narrar justamente la vida de un hombre, de un torero que tuvo una carrera fulgurante, que conoció del triunfo y que parecía predestinada para la grandeza.

Un triunfo que alcanzó y que dejó escapar porque el destino así lo quiso.

Un triunfo que tuvo todo para ser leyenda y que sin embargo se truncó.

Una carrera que fue muy corta, pero estrujante.

Que conoció de la gloria.

Que la gozó por unos instantes.

Y que después, conoció el infierno del fracaso, del dolor, del abandono y hasta del rechazo.

Una carrera que tuvo de todo y que hoy las nuevas generaciones no conocen.

Fue un verdadero romántico.

Un reflejo de lo que se pensó hacer y no se concluyó.

Fue como aquel volcán que no erupcionó.

Como aquel hijo que no se dio. Que no nació.

Que quiso ser sin ser.

Un torero que se murió en el lapso del embrión, pero que sí tocó un poquito la gloria.

Pero que nunca vivió amargado por no haberse mantenido en la cumbre en la que estuvo fugazmente.

``Ni rencores ni perdón

No me grites, no me llores

Lo nuestro ya se acabó''

Efrén Adame López fue un ser verdaderamente excepcional, como torero, como apoderado, como artista y no se diga como ser humano, afirma David ¨Chato¨ Bonilla quien presume el orgullo de haberlo tenido como su representante por algún tiempo justo cuando vivió sus mejores momentos.

Fue ``El Cordobés Mexicano''.

O el ``Cordomex'', como también se le llegó a conocer.

Un hombre.


efrain adame

Una leyenda más de la gran cantera taurina de Aguascalientes.

Un torero de época que falleció el 30 de enero del 2004.

Un torero que tuvo todo para ser grande entre los grandes y que, como él mismo nos llegó a platicar, se dejó ganar por la fama, el licor, las mujeres y los amigos.

Una figura que llegó a tener un éxito tan meteórico, que pensó que tenía al mundo en sus manos y que llegó a alcanzar tal arrogancia que hasta se dio el lujo de rechazar una invitación a dialogar y a pactar una serie de confrontaciones ni más ni menos que con Manuel Benítez ``El Cordobés''.

Efrén Adame fue un romántico de la fiesta.

Un soñador, un relámpago que ahí se quedó.

Fue como un flechazo, como una fotografía cuando retratas un rayo, un relámpago, una acción, un tronar de un cohete de la pólvora.

Una figura que se quedó congelada.

Eso fue Efrén Adame en la fiesta de los toros.

La primera ocasión que tratamos de hacerle un reportaje fue hace como unos 20 años y cómo no recordar que se resistía.

No, no, mira, no soy nadie, habla, conversa y promociona a los jóvenes.

Yo, nos dijo en aquél entonces, ya sólo soy, si acaso, un vago recuerdo que ni siquiera yo mismo quiero sacar del baúl de los recuerdos.

No quiero ni acordarme de mis tiempos de gloria ni de mis grandes fracasos.

Habla, nos decía, de los jóvenes como tu hermano David Bonilla.

Habla y difunde que es un pecado mortal que no se promueva a los muchachos que tienen todo para ser unos triunfadores y que las figuras los bloquean y hasta les promueven vetos absurdos como lo tratan de hacer con David, como novillero y como matador ha llenado la Monumental y nomás no nos permiten que se abra paso.

Habla de eso Heriberto, no hables de los que fuimos y nos perdimos.

Habla de quienes hicieron época.

Habla de la necesidad que tenemos de figuras nuevas, de la urgencia que tiene la fiesta de renovar a su sangre, porque las figuritas de hoy en día son eso, sólo figuritas que imponen sus caprichos a los empresarios, que dicen quién puede o no puede alternar con ellos, además de que eligen a sus ¨toritos¨.

Ese fue Efrén Adame.

Para muchos fue un loco. Para otros un fenómeno. -Fuiste un grande Efrén, dilo con orgullo, que la gente lo sepa. No te compares como ya lo hiciste una vez, con ``El Glison'', ese ni merece siquiera estar a tu lado. Compárate con Manuel Benítez ``El Cordobés'', con el que estuviste a su altura'' le dijo ante nosotros en aquella ocasión Fermín Espinosa ``Armillita''.

Y como no recordar que los ojos se le alegraron a Efrén.

Da gusto, nos dijo, que gente como Fermín y muchos otros me hablen de esa manera. A quienes me critican y hasta se atreven a tacharme de ``chalado'' ni caso les hago, los juzgo y no me hacen daño.

En mí no hay lugar para los resentimientos.

Me entregué a la fiesta y me recompensó como a pocos.

Enfrenté muchos obstáculos, envidias y muchas cosas denigrantes, pero no estoy amargado ni resentido.

``Ni rencores ni perdón

No me grites, no me llores

Lo nuestro ya se acabó

Rencores, ¿por qué rencores?''

Quedó en mí un poco de dolor porque no soy inmune.

Pero fue en su momento porque tiempo después lo arrumbé en mi baúl de los recuerdos.

Fue una bella experiencia que tuve que vivir, porque así se dieron las cosas.

Ese fue el destino que me tocó vivir.

Esa era mi vida, ese fue el final taurino de Efrén Adame.

No hubiera sido de otra manera. Fue algo bello porque fue muy bonito.

Fui figura por un día.

Una figura que tocó la gloria, algo bello y extraordinario.

Efrén, que laboró como ayudante de linotipista en El Sol del Centro y luego en el departamento administrativo de la Clínica Uno del IMSS, además de que fue favorecido con dos taxis, siempre nos decía que era un hombre que no vivía de ese tiempo.

Para mí ya quedó muy atrás, aunque debo decir que todavía algunas veces nace en mí el deseo de vestirme de luces y cortarme la coleta porque oficialmente nunca me retiré.

Es un sueño bello y quizás irrealizable -como así fue-, pero un sueño que me habrá de acompañar hasta el día de mi muerte, lo que ocurrió el 30 de enero del 2004.

``Déjame que viva yo sin

rencor y sin perdón

no me grites, no,

no me llores,

lo nuestro

ya se acabó''.


EFRAIN ADAME

Recordamos perfectamente que en repetidas ocasiones nos llegó a platicar que no podía hablar mal de la fiesta, pese a tantas cosas que la dañan e infinidad de gente falsa en ella, ¨porque la fiesta me dio y también me quitó todo¨.

No puedo hablar mal de ella, no puedo tener rencor ni tampoco pedirle perdón porque estoy agradecido con ella, nos dijo.

Efrén Adame, para quien no conoce su historia, fue uno de esos volcanes que tanto está necesitando la fiesta y su sobrino-nieto Joselito Adame es uno de esos, porque hoy, pese a que ha enfrentado miles de obstáculos y envidias ya es el nuevo ¨mandón¨ de la fiesta en México.

Surgió al mundo de los toros en la primera de las contadísimas actuaciones que tuviera en la Plaza San Marcos el legendario Manuel Benítez ``El Cordobés''.

Y lo hace de la manera más impensada.

Era el año de 1963. El Cordobés causaba furor en todo el mundo taurino, al igual que hoy lo hace José Tomás.

Llegó a Aguascalientes y Efrén saltó de espontáneo en la San Marcos.

De inmediato lo detuvieron y acabó en la cárcel.

Ahí le nació el gusanito por los toros.

Como la inmensa mayoría de los toreros de aquella época, se colaba a tientas e iba a ``pueblos rabones'', fue a Guadalajara y allí el empresario Ignacio Aceves lo trató despóticamente porque traía el pelo largo y un sombrero.

Una gente como tú nunca tendrá cabida en mi plaza, le dijo.

Llorando salí, nos platicó, pero antes le dije, algún día, primero Dios, usted va a rogarme que actúe en su plaza y entonces nos veremos.

Y Dios me dio esa oportunidad, luego me rogó y me rogó pagándome lo que quise y le exigí. Con una o dos novilladas, llegó a actuar en México en la Plaza La Aurora. Allí a pesar de que triunfó el gerente lo regresó a Aguascalientes y le dijo que no volviera hasta que cambiara su estilo y que dejara de agredir al toreo tratando de imitar burdamente al ``Cordobés''. En abril de 1964 en un festejo para una candidata a reina triunfó rotundamente y sus amigos lograron que lo volvieran a programar en La Aurora. Fue en un mano a mano con Antonio Lomelín. Antes de partir plaza el empresario lo volvió a insultar y a decirle que denigraba a la fiesta por ser una burda copia del Cordobés. Se dio el festejo y triunfó en grande saliendo a hombros.

Al siguiente día siguiente tras de comprar su boleto de regreso para Aguascalientes, conviviendo en el hotelito con varios amigos se presentaron dos judiciales y le pidieron que hablara por teléfono con el empresario de La Aurora. No, ya lo que teníamos que hablar ya lo hicimos, les contestó Bueno entonces habla con Licho Muñoz, le dijeron. Lo hizo y le dijo que lo iban a programar otra vez y que al siguiente día a las 10 de la mañana se presentara con Angel Vázquez, el empresario de la México. Lo haré, le respondió, pero me pagarán mi boleto para Aguascalientes que ya compré, el hotel y las comidas, lo que así ocurrió. Al siguiente día, era martes, se presentó no a las 10 sino a las 11 y cuando llegó lo trataron desde el portero hasta la secretaria como si fuera una gran figura. Angel Vázquez comenzó a regañarlo por la tardanza por lo que le dijo que mejor se regresaba. No muchacho, tú vas a torear el domingo -fue el 25 de abril de 1965- en la México, tienes loca a la afición con lo que hiciste en La Aurora y vas a actuar el domingo.

¨Cuánto me va a pagar? 1,500 pesos, le dijo Vázquez. No eso es un robo, déme 10 mil y veremos. Aceptó y ya para firmar el contrato Efrén le dijo que incluyera que por cada oreja que cortara le regalaría un traje de luces nuevo. Angel Vázquez gritó enardecido e insultó pero aceptó. Y no he terminado, le dijo Efrén, también ponga que actuaré el domingo 2 de mayo por si no hay suerte el 25 voy por el desquite.

Volvió a gritar y a lanzar maldiciones, pero lo hizo. Al salir le esperaban a la puerta Fernando Elizondo y Rafael Báez quienes se ofrecieron a ayudarlo, incluso lo hospedaron en un buen hotel y le consiguieron los avíos para su actuación. así debutó en la Plaza México el 25 de abril de 1965. Fue algo glorioso. Lo hizo al lado de Luis Reyes y Manolo Ureña. Cortó sólo una oreja al sexto de la tarde que se llamó ``Peineto''. Pudo haber cortado más apéndices pero falló con el estoque, sin embargo salió a hombros. Al siguiente domingo, el 2 de mayo, volvió al lado de Rafael Muñoz ``Chito'' y Leonel Alvarez ``El Diplomático'' y no hubo suerte porque el encierro estuvo fatal.

Es más hasta se encajó una banderilla -corta- en un pie. Lo llevaron a la enfermería, y aunque quería regresar al ruedo y no lo dejaron.

Al siguiente día en el hospital le colmaron de regalos, de entrevistas y Pepe Alameda publicó que le gustaban las manzanas porque lo había visto comiendo una.

Al otro día tenía kilos y kilos de manzanas. Un señor muy amable y cortés fue a visitarlo con sus hijos, le deseó pronto restablecimiento y le dijo que si no le ofendía le regalaría un billetito para que le comprara un regalo a su madre. Al irse lo desenrolló y grande fue la sorpresa de Erén al ver que eran mil pesos. Allí Báez -que luego sería el eterno apoderado de Eloy Cavazos- y Elizondo le pidieron oficialmente ser sus apoderados. Si me dan en estos momentos 15 mil pesos, les firmo, les contestó. Se los dieron y todavía le adelantaron parte de varios contratos que ya le habían arreglado. Se había ido a México sin un cinco y volvió con más de 50 mil pesos. Inició así, nos platica a su vez David Bonilla, una carrera meteórica por todo el país, en donde ya era la sensación. Tomó la alternativa muy prematuramente. El 21 de noviembre de ese mismo año en San Luis Potosí alternando con Manuel Capetillo y Jaime Rangel, con toros de Javier Garfias. El éxito le sonreía. Era ya una figura y como muchos otros imponía a sus alternantes y encierros, pero se destacaba por ayudar a sus compañeros, en especial a los que acababan de recibir la alternativa.


efrain adMame

Y el éxito lo envaneció. No sabía ni lo que quería y se afición al alcohol y a las mujeres lo terminaron perdiéndolo. Tardes y tardes de triunfo alternando con todas las figuras. Días y noches de licor y mujeres, con las que pasaba grandes parrandas en donde repartía dinero a manos llenas. En ese entonces creía tener al mundo a sus pies. Vino apenas meses después el principio del fin. En una corrida en Acapulco un toro le hizo una impresionante cornada, le deshizo el recto, y tardó seis meses en recuperarse. Sin embargo seguía su afición al licor y a las mujeres. Y como siempre sucede en estos casos, el éxito comenzó a retirarse, conociéndo la ingratitud de los empresarios, e los toreros a los que ayudó, de la prensa corrupta de aquel entonces, de los que se decían sus amigos. Ante eso, agrega David Bonilla, decidió ¨cambiar de aires¨ y se fue a Centro y Sudamérica, en donde logró varias tardes de triunfo. Retornó a México pero la fama que ya tenía hizo que se le volvieran a cerrar las puertas. Ahora sí que como dice Julio Iglesias, ¨cuántos te alaban si triunfando estás y si fracasas bien comprenderás, los buenos quedan, los demás se van¨ y así Efrén tuvo muchas humillaciones y muchos fracasos.

Pese a eso, Efrén no entendía y seguía con su afición al licor y a las mujeres. Las mujeres más bellas y las artistas más famosas del país se le entregaban y hasta le rogaban para que anduviera con ellas por la fama que el ¨Cordomex Mexicano¨ había logrado alcanzar.

Y eso lo hacía que perdiera el piso por lo que no tenía humildad. Creía que el mundo estaba en deuda con él, era arrogante y mucho menos ser servil. Si hubiera sido otro, agrega David, hubiera repuntado y quizá nadie le hubiera detenido, pero no, la soberbia le cegó e incluso hasta se dio el lujo de rechazar‚ una invitación del Cordobés para dialogar. `Si tu maestro quiere hablar conmigo, le dijo a su mozo de espadas, dile que eso sólo será posible en la puerta de cuadrillas, partiendo plaza, antes de eso no me interesa ni deseo hablarle''. Y de esa manera el mundo comenzó a cerrarse y el éxito a escasear y más porque luego vinieron los grandes fracasos en muchas plazas. Y las empresas se cobraron con creces su arrogancia. Todos le dieron la espalda, le dejaron y eso terminó por hundirlo en el vicio.

``Ni te odio ni te aborrezco

al contrario, te agradezco

todo cuanto me has querido

no me importa barca mía

si te has ido hacia otro

mar, que yo no te debo

odiar por esa mala partida

porque tú eres en la

vida un cierto modo de amar''

Esa fue su vida en el mundo de los toros.

Una vida de la que que ya nunca quería recordar.

Una vida que luego sirvió para rehacerse, como si fuera una Ave Fénix.

Estuvó en lo más bajo por culpa del licor. Lo dejó, entró a Alcohólicos Anónimos y duró muchos años sin probar una copa.

Luego habría de surgir la posibilidad de cortarse la coleta, pero todo quedó en un mero proyecto, lo que le provocó una gran depresión que lo hizo caer nuevamente en las garras del licor, por lo que se esfumó esa opción y eso lo hizo retornar a Alcohólicos Anónimos.

En los varios reportajes que llegó a hacerle el que esto escribe, nos llegó a decir que no vivía de sus recuerdos, que esos ya estaban arrumbados en un baúl, que ahora disfrutaba con escribir sus poesías y declamar, por lo que vivía feliz.

Soy un ser normal que no guarda rencores, remarcaba.

Un ser que ama la vida, la libertad, al romanticismo, la ternura.

Un hombre que gustaba de la poesía y que no vivía de sus recuerdos.

Vuelvo a repetir, agrega David Bonilla, Efrén fue un romántico, un soñador, un gitano, un auténtico bohemio.

Muchos conocieron de él como matador, o como un "loco", sin embargo son muy pocos los que disfrutaron hasta el embelesamiento de su arte para declamar, porque tenía mucho contenido en su interior, en la manera de decir los poemas.

Fue el 29 de enero del 2004 cuando Efrén dejó de existir y un año después el licenciado Alfredo Morales Shaadi -qepd- dio a conocer el disco de poesías que le produjo.


efren adame

Y mientras el ¨Chato¨ nos platica con verdadera pasión sobre Efrén Adame, quien fuera un tiempo su apoderado, escuchamos parte de ese disco y la verdad que hasta "el cuerito se nos enchinó" al deleitarnos con esas extraordinarias poesías que en su voz son un verdadero canto al amor y a la vida. Este disco, nos dice, fue siempre una de sus grandes ilusiones y realmente fue grabado hace muchos años, en 1981, en un proyecto que lamentablemente no se pudo concretar cuando él vivía y que luego surgió como un homenaje que permitió conocer el testimonio de un diestro arrollador al que en una ocasión lo califiqué como un "bohemio de tiempo completo". Un matador de toros que fue orgullo de todo Aguascalientes porque fue parte de una cantera que nos proyectó como una Entidad taurina. Pleno y lleno de sensibilidad, nos dice, Efrén también se dedicó a otras facetas, como la poesía, ya fuera escribiéndola o interpretando de manera extraordinaria la de otros autores y en las que reflejaba su vida misma.

Este disco, del que se hizo una producción muy limitada hace once años, sirve para que la gente que lo conoció y la que no tuvo esa oportunidad lo valorarán en toda su grandiosidad como artista. De Efrén, le dijimos, muchos lo tachaban de un "chalao" o un loco.

Bueno, nos replica, quizás lo juzgaron por algún momento en el que le conocieron o vieron alguna acción que él hacía, plena y llena de originalidad, porque siempre fue un ser muy original en su forma de expresarse y de actuar y eso, afirma, lo llevó a ser diferente.

Eso lo llevó a ser una figura, que si bien fue fugaz en el mundo del toreo, por cuestiones que se presentaron en su vida, eso no le quita que fue una persona de un gran sentimiento que supo actuar de una manera que llamó la atención y que supo en ese ámbito y en ese estilo tener éxito, si bien pasajero en el toreo, si un éxito donde se le recuerda como un extraordinario declamador, como una persona que llegó a escribir de una manera excelente.

El ser diferente, nos dice el ¨Chato¨ Bonilla, en ocasiones hay quien lo expresa tal vez no de la manera más propia, por eso esas expresiones es que así le calificaban, sin embargo no sólo creo, sino que estoy bien seguro que Efrén nunca le hizo daño a nadie.

Como lo conocí intensamente puedo afirmar que fue una persona muy propositiva. Creo, agrega, que en su faceta que tuvo de alcohólico y posteriormente en el trabajo que realizó ayudó a rescatar a muchas gentes que también habían caído en el alcoholismo.

Así pues, estoy seguro que los errores y defectos que Efrén pudo haber tenido como cualquier humano quedaron ampliamente pagados por el trabajo que posteriormente hizo para ayudar a mucha gente, a esa que él comprendía perfectamente porque fue parte de una situación, primero de un gran éxito y luego el de no tener nada y verse en desventaja por estar inmerso en vicios y en situaciones porque muchos no entendieron la intensidad con la que vivió.

Quizás el ambiente taurino en el que se desenvolvió lo llevó a cometer errores, pero también lo llevó a reconstruirse y a salir del abismo al que había caído y yo creo, afirma, que eso tiene más mérito y requería de más valor que el enfrentarse a los toros que lidió, por lo que creo que finalmente el balance y el recuerdo que de Efrén queda es el de un bohemio de tiempo completo.

Pero no de un bohemio cualquiera, sino de uno auténtico que demostró que estaba hecho para el arte, para el romanticismo, para el amor.

Estaba dotado de una gran sensibilidad y dónde se le requirió su participación siempre la otorgó.

Tal vez, agrega, no todo mundo lo conoció tanto, tal vez no todo mundo lo ha valorado, sin embargo creo que no es tarde para adentrarse un poquito en lo que fue Efrén Adame.

Este disco, afirma, tiene un extracto de quien fue Efrén Adame en su vida taurina y también de quién fue en su faceta artística, ésa que ojalá pudiera conocerla cabalmente toda la sociedad de Aguascalientes, sobre todo al cumplirse 12 años de su deceso.

Siguió la charla, que interrumpimos constantemente para solazarnos con las soberbias poesías de Efrén, ésas que nos "enchinan el cuerito", como la que le dedicó a su madre, con un mensaje sublime que remata toreando en el cielo, al lado de los inmortales como "Manolete".

Y nos lo imaginamos, porque con su voz nos transporta al mundo en el que hoy se encuentra, allá junto al Todopoderoso parado en el centro del ruedo celestial.

Ahí está Efrén, citando al toro, hablándole y haciéndole la faena de su vida.

Ahí en el cielo, al lado de sus padres, en ese escenario celestial que se le rinde a su arte, a su figura sin par.

"En vida hermano, en vida", es el dicho cuando se habla de homenajes, le dijimos a David Bonilla, quien al igual que nosotros, pareciera despertar del embrujo de la voz hecha poesía de Efrén Adame.

Es cierto, responde.

Es lamentable, él y yo luchamos mucho en mi carrera como matador.

Declamaba sobre los toros con la autoridad moral de alguien que ya había pasado por eso, lamentablemente, nos dice, las puertas estaban cerradas y las cosas no se dieron como esperaba, aunque a mí me queda la satisfacción de haberle hecho sentir mi punto de vista sobre la importancia que él realmente tuvo a pesar de lo fugaz de su carrera y a través de tanta lucha en el mundo artístico y literario que no prosperó a los niveles que hubiera querido.

El homenaje que le hizo el inolvidable licenciado Alfredo Morales Shaadi fue algo verdaderamente extraordinario y este reportaje de FUERZA AGUASCALIENTES es de verdad muy significativo y creo, dice finalmente David Bonilla, que hay mucha gente que igual no supo comprender a Efrén, no supo apoyarlo y no supo entender que él era una figura a la que había que apoyar e impulsar a nuestro Estado con la imagen de alguien que fue una especie de embajador, porque cuando se hablaba de Efrén Adame en otras Entidades y países se hablaba con admiración y respeto saliendo siempre a relucir su tierra, nuestra tierra, Aguascalientes.

``Déjame que viva yo sin

rencor y sin perdón

no me grites, no,

no me llores,

lo nuestro

ya se acabó''

#deportes

64 visualizaciones0 comentarios