Los 30 que en 113 años han dejado huella


Los directores del HH

 


hospital hidalgo aguascalientes

* En 1903 el primero fue Manuel Gómez Portugal, que permaneció en el cargo por 17 años y el actual, Rodolfo González Farías lleva 16 y podría igualarlo

* Es indudable que la historia es para las instituciones lo que la herencia para las familias y por eso es bueno traer al presente a los hombres que han estado al frente de la joya del ISSEA

* El nosocomio está cumpliendo con una misión verdaderamente extraordinaria en momentos en que las instituciones de salud en el país han sido rebasadas en su capacidad asistencial por la alta demanda

El dolor y la enfermedad han sido compañeros permanentes del hombre desde que éste hizo su aparición en la Tierra. Y la historia refiere que precisamente las enfermedades pusieron en riesgo la existencia misma de Aguascalientes, pues a menos de dos años de su cedulación en 1575 terribles epidemias estuvieron a punto de acabar con sus pobladores. Y desde entonces Aguascalientes necesitó de sus médicos y de sus centros de salud, los hospitales. Hoy cuenta con un Hospital Hidalgo que está a punto de celebrar, el 15 de septiembre, 113 años de un servicio verdaderamente extraordinario que da vida, esperanza y amor a los enfermos y familias, un Hospital que se prepara también a estrenar, a finales de año, lo que será su nueva sede y que se ubica en lo que antes fueron los talleres de Ferrocarriles. Es una institución que no sólo es la joya del Sector Salud en la región sino que es el verdadero símbolo de humanismo y entrega hacia el enfermo, una institución que se encuentra de fiesta, pero que no se creó en 1903 como lo dice el 113 aniversario, sino que data finales de 1684 en que surgió como un nosocomio que al paso de los siglos ha sido uno de los principales artífices para la defensa de salud de todos los habitantes de la región. En 1684 los Frailes Juaninos fundaron el Hospital de San Juan de Dios que en 1903 se convertiría en el Hospital Civil Miguel Hidalgo, mismo que el próximo 15 de septiembre estará celebrando el 113 aniversario de su surgimiento como tal. 113 años que se dicen fáciles, pero que son varias generaciones haciendo historia. Y a tantos años de distancia, claro que es la joya principal del sector salud, dice a FUERZA AGUASCALIENTES su director, el doctor Rodolfo González Farías, quien destaca que más que una distinción, es un orgullo estar en el cargo, en el que ya lleva 16 años -en dos períodos-, y muy convencido dice, los médicos, no somos Dios, somos uno de sus instrumentos para tratar de salvar vida y lamentablemente la parte humanística de ellos nunca trasciende. Por eso hoy a unos días del aniversario de esta institución, quisiera hacer un reconocimiento a los 30 profesionistas que hemos pasado por la Dirección de este nosocomio que es un verdadero faro de luz, esperanza y de vida. Siendo mejores seres humanos, practicando verdaderamente lo que hoy se llama la calidad y la calidez, es como se podrá dar una mejor atención a los pacientes que llegan a nosotros en busca de ayuda, por lo que es tiempo de que pongamos en alto el compromiso de servir realmente a los pacientes, dejando de verlos como usuarios o con el signo de pesos.

El Hospital, agrega, es una institución que cuenta con una historia extraordinaria y por la cual han desfilado un sin f¡n de médicos auténticamente de leyenda, de esos que eran humanistas y que se empleaban sin cobrar y otros con un sueldo simbólico, hombres a los que no importaba si el paciente no tenía dinero para pagar la atención, ya que la premisa era el devolverles la salud. El decreto que transformó al nosocomio de los Juaninos en Hospital Hidalgo lo firmó el gobernador Carlos Sagredo y decía claramente que surgía para atender gratuitamente a los menesterosos y a los no menesterosos.


Hoy a 113 años de distancia el nosocomio se ha transformado en uno de tercer nivel en el que se practican las intervenciones médicas que antes ni siquiera se podía imaginar. Un Hospital en donde han dejado huella muchos grandes médicos como Jorge Jirash Shaadi, Rafael Macías Peña, Francisco Morones Alba, Humberto Ruvalcaba Valdivia, Antonio Flores Vargas, Gilberto Patrón Márquez, Godofredo Díaz de León Reyes, Rodolfo Rendón Gómez, Antonio González Carrillo, Salvador Castañeda Esparza, Ramón de la Torre Villalpando, Francisco Sotomayor Villalpando, Francisco Rincón Gallardo, Oscar Hernández Duque, Guillermo Ramírez Valdés, Enrique González Medina, Medellín Sánchez, Roberto Lamas, Joé‚ Manuel Ramírez Isunza, Alfonso Pérez Romo, Vicente Chávez, Salvador Martínez Morones, González Araujo, González Blanco, etc. Es indudable, agrega el doctor Rodolfo González Farías, que la historia es para las instituciones lo que la herencia para las familias y por eso es bueno traer al presente también a algunos de mis antecesores, esto es, hombres que no dudaron en aceptar la invitación que, en su tiempo, se les hizo para hacerse cargo de la Dirección del Hospital Hidalgo. Realmente, nos dice, es poca la información que tenemos, de muchos de ellos, sin embargo, es bueno reconocerlos y ellos son:

Manuel Gómez Portugal (1903-1920)

Alfonso M. López (1920)

Julio Villaseñor Norman (1925)

Julio Castañeda (mayo de 1930)

Eduardo Durón (1932-1936)

Alberto Guerrero Murillo (1936)

Vicente Manjares Yarza (1936-1940)

Rafael Macías Peña (1940-1944)

Fernando Topete del Valle (1944-1947)

Antonio Avila Pardo (1948-1950)

José Ramírez Gámes (1950-1953)

Fernando Topete del Valle (1953-1956)

Jorge Jirash Shaadi (1956-1957)

Guillermo Ramírez Valdés (1958-1962)

Gregorio Giacinti López (1962-1968)

Luis Alfredo Martínez Valadez (1968-1972)

Gregorio Giacinti López (1972-1975)

Alfonso Pérez Romo (1975)

Gregorio Giacinti López (1975-1977)

Carlos Gaytán Galindo (1978)

Antonio Avila Storer (1978-1980)

Salvador Salazar Gama (1981-1986)

Arturo Amador Llamas (1987)

Ismael Landín Miranda (1988)

Salvador Sánchez Silva (1989-1990)

Francisco Esparza Parada (1990-1993)

Guillermo Huerta Yáñez (1993-1994)

Rodolfo González Farías (1994-2004)

Gerónimo Aguayo Leytte (2004-2010)


hospital hidalgo

Yo, agrega, volví a ser distinguido, nuevamente con la Dirección, gracias al gobernador Carlos Lozano de la Torre y al director del Instituto de Salud, Francisco Esparza Parada, y puedo decir que me siento un bendecido con esta distinción.

De mis 29 antecesores, agrega, puedo decir que he tenido la fortuna de conocer y tratar a 19, empezando con don Fernando Topete del Valle, hasta mi antecesor, Gerónimo Aguayo Leytte. Manuel Gómez Portugal, el primer director del Hospital Civil Miguel Hidalgo, ha sido el más longevo ya que estuvo durante 17 años en el cargo. Todos ellos dejaron huella e hicieron historia ya que se entregaron con pasión a su encargo enfrentando una y mil dificultades, pues hay que destacar que en los nosocomios públicos nunca habrá recursos suficientes para hacerle frente a las necesidades. Tuve la fortuna de tratar a mis antecesores desde 1976 hasta a mi estimado Gerónimo Aguayo Leytte y a todos gracias a Dios tuve la oportunidad de convivir y reconocerles su gran entrega. Ingresé, dice el doctor Rodolfo González Farías al HH como un simple trabajador más y al ver su entrega se acrecentó más mi vocación y claro que cuando lo hice, a principios de 1976, nunca me imaginé que iba a llegar a la Dirección y mucho menos haberlo hecho ya durante 16 años. Ocupé funciones en la Dirección en la época en la que el HH fue universitario cuando fungía como jefe de Enseñanza y cubría las ausencias del director en funciones y esto fue durante cinco años.

Estando participando en la ACIUAA recibo la invitación, en marzo de 1994, para hacerme cargo de la Dirección del Hospital y no lo pensé dos veces para aceptarlo, con todo y que tenía proyectos individuales. Durante seis años prácticamente me olvidé de todo, casi casi hasta de mi familia, para cumplir y creo que lo hice bien porque al inicio de la actual administración me llevo la sorpresa de que mi gran amigo, el doctor José Francisco Esparza Parada me invita para hacerme cargo nuevamente de la Dirección. Estoy seguro que mis 29 antecesores, al igual que yo, al dejar el puesto nos dolió, porque nos encariñamos tanto, que al salir de casa llegamos al HH hasta con los ojos cerrados, por lo que puedo presumir que durante más de 30 años ha sido mi casa y si gracias a Dios me mantengo en el cargo hasta que concluya la administración habré igualado con 17 años al primer director Manuel Gómez Portugal. Luego advierte que en Aguascalientes, desde hace mucho se han presentado, con gran preocupación para la comunidad médica, verdaderos flagelos como el cáncer en los niños, jóvenes y adultos, el Sida, las enfermedades cardiovasculares y otras más que golpean con mayor fuerza a los necesitados. Son un flagelo que de verdad es estremecedor. Hay que estar presente en el Hospital Hidalgo para dimensionar su crudeza.

Hay que conocer esa gran lucha que realizan los médicos encabezados por su director, el Dr. Rodolfo González Farías, para darnos cuenta que quienes tenemos salud somos seres privilegiados porque somos inmensamente ricos disfrutando de ella.

Pueden ser muchos y muy graves los problemas que nos enfrenta la vida cotidiana, pero si hay salud ninguno de ellos es insalvable.

Sin salud cualquier ser humano está perdido. Lamentablemente, dice a FUERZA AGUASCALIENTES, son tantas las enfermedades que hoy nos están amenazando, que a quienes carecen de recursos, principalmente, pareciera que no tienen esperanzas, sin embargo aquí en el Hospital Hidalgo, no sólo creo, sino que estoy convencido, les estamos brindando hoy más que nunca una esperanza de vida. Hoy, gracias a Dios tenemos los medios para salvar a nuestros enfermos, medios que ya son menos agresivos y podemos afirmar que en el HH estamos en posibilidad de brindar una nueva opción de vida y esperanza para los que están en las garras de enfermedades que todavía hasta hace unos años se pensaba que no tenían remedio. Ser director de esta gran institución de esperanza y vida, agrega Rodolfo González Farías, es más que un privilegio, una bendición y esa creo que es la opinión de mis 29 antecesores, médicos extraordinarios que hicieron de nuestra profesión un verdadero magisterio. El HH ha marcado mi vida y no miento al decir que aquí detecto


un aroma que no podría definir, no es desagradable ni tampoco un perfume, es uno que me legaron mis antecesores. Diré algo que me podrían criticar algunos, quiero muchísimo al HH, pero mucho más a Aguascalientes ya que me ha dado todo lo que soy. Cuando llegué a esta ciudad en el 76 casi de inmediato me ofrecieron un puesto en el IMSS en Morelia, pedí un mes para pensarlo y no necesité tanto, a los tres días rechacé esa invitación. Por eso, al igual que mis antecesores, todo lo que soy se lo debo a Aguascalientes. Hoy como hace 113 años, nuestra obligación es atender a la población abierta, esa que está marginada de la medicina institucional. Y tenemos que hacerlo con amor y mucha entrega, cumpliendo con amor y pasión con nuestra misión. De esta manera, asegura el doctor Rodolfo González Farías el HH está cumpliendo con una misión verdaderamente extraordinaria en momentos en que las instituciones de salud en el país han sido rebasadas en su capacidad asistencial por la alta demanda. Luego, nombrándose vocero de sus 29 antecesores en la Dirección del Hospital Hidalgo, dice que así como presume su amor por la Medicina, también es cierto que hay mucho dolor cuando no se puede hacer nada por salvar una vida y cuando esto pasa hay que estar con el enfermo preparándolo a él y a su familia para el duro momento de la muerte. La charla fue sumamente extensa y queda mucho en la mente y la grabadora, destacando algo de lo que estamos plenamente convencidos: sin salud no hay vida. Eso es lo que hay que pedirle a Dios, salud y que sigamos sirviendo a la sociedad como hasta hoy, con entrega total.

#local

3 visualizaciones0 comentarios